Área de clientes

Client area

Entrar
atrás

10 de mayo de 2013

El pesimismo cultural de Black Mirror

por Segismundo Palma


"Entropía" según la RAE: "f. Fís. Medida del desorden de un sistema. Una masa de una sustancia con sus moléculas regularmente ordenadas, formando un cristal, tiene entropía mucho menor que la misma sustancia en forma de gas con sus moléculas libres y en pleno desorden.

De ahí el título Black Mirror y la genial metáfora visual del cristal roto con la que esta serie británica creada por el guionista Charlie Brooker y producida por Zeppotron para Endemol, abre cada episodio cohesionando, hasta el momento, seis historias independientes en sus tramas y argumentos pero unidas en un mundo simbólico que nos muestra el desorden de un sistema decrépito, según la visión desasosegante de Charlie Brooker.

El argumento moral de Black Mirror muestra la entropía de un sistema político, mediático y social decadente, en pleno e imparable proceso de senescencia, con una visión cultural pesimista que conecta con la predicciones apocalípticas del pensador alemán Oswald Spengler.

La naturaleza alienante de la tecnología moderna y la decadencia social y moral de las grandes ciudades podría dar credibilidad hoy a la visión spengleriana de la inminente desintegración de Occidente. En América y Europa un creciente número de autores, entre los que incluimos a Charlie Brooker de Black Mirror, percibe en el sistema de información demoliberal, esos signos de totalitarismo soft que pueden llevarnos a la entropía social.

Spengler predijo en su libro más importante La decadencia de Occidente (Der Untergang des Abendlandes) que las invenciones tecnológicas podrían devenir en herramientas perfectas para la alienación del hombre y que, eventualmente, lograrían su aniquilación física. Lo que propone Black Mirror, si bien no llega a consumar dicha aniquilación física (salvo en un episodio, Oso blanco), sí es intelectual y conecta, a mi juicio, con la desesperación cultural que predijo Spengler a principios del siglo XX.


Spengler como Giambattista Vico, quien dos siglos antes desarrolló su tesis sobre el nacimiento y ocaso de las culturas, intentó definir en forma científica el proceso de crecimiento y decadencia de las culturas, en un visión biológica del órgano social-comunicacional. Al igual que Black Mirror, inclina a mostrar a la cultura como una entidad orgánica viviente, que muestra señales de vida agónica, en un estertor tecnológico afectado por una enfermedad que puede presentar distintos abscesos morales. Contagios de una misma plaga decadente representada en los distintos episodios de Black Mirror. Con distintas tramas pero unificada en un todo coherente por un mundo simbólico y narrativo Black Mirror nos muestra la entropía social a la que el entramado socioeconómico y mediático-tecnológico nos aboca: a una transformación decadente y a la desaparición de las formas de relación social. Black Mirror es una proyección del devenir cultural de Occidente tan pesimista como posible, tanto, que hiela la sangre.

Si alguna vez este fantasma de la humanidad desaparece de la circulación de las formas históricas entonces notaremos una afluencia asombrosa de formas genuinas, Spengler se refiere con formas ("Gestalt") a la noción clásica de nación. Y ésta es una de las hipótesis que presenta Black Mirror en varios de sus episodios. ¿Y no es una nueva Gestalt según la visión spengleriana la sociedad que vemos en tres de los episodios? El funcionamiento atomizado de una sociedad bajo el criterio meritocrático del éxito en el mundo del espectáculo y la metrosexualidad en Quince millones de méritos. El holocausto político y civil, cortocircuito originado por una emisión world wide con efectos de trepanación nociva propagada por la visualización en pantallas y dispositivos manuales en Oso blanco. En El momento de Waldo asistimos al nacimiento de un nuevo líder mundial, Waldo, un dibujo animado satírico que aniquila la percepción necesaria de democracia partitocrática conservadora-progresista endémica, sustentadora de propuestas políticas en las que nadie se siente reflejado, como dice el propio Waldo a los dos candidatos políticos, torie y laborista, "a nadie le importáis porque nadie vota". Waldo simboliza la reducción incesante del sentido de responsabilidad pública y el sentimiento creciente de desarraigo ideológico y anomia social. Por eso triunfa y tiene éxito hasta que el propio sistema ve en un dibujo animado la posibilidad perfecta de acabar con todo debate. De finalizar la endeble democracia. Porque un dibujo animado es el candidato perfecto: es una entelequia que hace reír y no se puede vencer porque no se le puede contra argumentar, porque no es real, y además, queda bien en pantalla.

Una sociedad regida por un comité de expertos de la telebasura, una sociedad involucionada a la prehistoria por un virus propagado por una emisión hacker world wide o un planeta gobernado por un dibujo animado son nuevas formas al modo spengleriano, son nuevas Gestalt, ya que anulan y destruyen el concepto de nación, de sociedad civil construida sobre el sistema socioeconómico liberal occidental tal y como lo conocemos hoy día. Sistema sustentado por, según Spengler y Black Mirror, un entramado tecnológico e informativo alienante que inocula y propaga una decadencia social y moral apocalíptica.

El ciclo evolutivo de Spengler también se refleja en Black Mirror. Según el pensador alemán toda civilización posee mil años de vida. Tras los cuales, la dinámica de la decadencia hará su aparición. Cada cultura posee fecha de caducidad, su obsolescencia, como el ciclo de vida de un producto en un plan de mercadotecnia, está planificada por la propia naturaleza de su evolución tecnológica. El lapso de existencia es finito y la civilización occidental, según Spengler, llegaría a este último ciclo. Black Mirror nos dice lo mismo, solo que ahora, el ciclo decadente, ha llegado.

Dicho ciclo consta de una etapa de transformación, como vemos en el argumento de Quince millones de méritos o El momento de Waldo, para finalizar en la autodestrucción de la civilización, finales subyacentes en todo el mundo simbólico de Black Mirror y explicitado en el argumento de Oso blanco, única historia de las seis de las que consta la serie, hasta el momento, en el que la destrucción de la civilización es un hecho. Una pesadilla.


La visión pesimista de Spengler es evidente en la esencia dramática de Black Mirror: la cultura europea (occidental) se ha transformado en una civilización decadente afectada con una forma avanzada de caos social, moral y político. En el episodio El himno nacional, el primer ministro británico es capaz de follarse un cerdo en emisión prime time con tal de salvar su paupérrimo índice de popularidad, y lo más aterrador, es que consigue incrementarlo. ¿Hasta dónde estaría dispuesto a llegar un político para mantenerse en el poder? Si nos lo preguntamos desde la perspectiva del ciudadano, ¿qué estaríamos dispuestos a exigirle a un político como signo de confianza? Si la respuesta a ambas preguntas es "follarse a un cerdo por la tele, en directo", como propone Black Mirror, es que la sociedad en la que vivimos está enferma. Terminal.

Según Spengler y sus sucesores contemporáneos, entre los que podríamos ya contar a Charlie Brooker, los primeros signos de decadencia aparecieron cuando la máquina, léase, la tecnología, sustituyó al hombre. Cuando los sentimientos dieron su lugar a la razón. La tecnología como origen y propagador de un progreso descontrolado que involuciona porque, sin cauces y barreras morales, fagocita al propio hombre, a la humanidad simbolizada en la civilización cultural que le hace ser quién es. Que nos hace ser quiénes somos.

¿Y no es esta sustitución del hombre, literalmente, la propuesta dramática del episodio Vuelvo enseguida? Una desconsolada viuda mitiga su dolor por el ser querido adquiriendo un software que reproduce la existencia de su marido muerto basándose en todo el historial audiovisual y de comportamiento en redes sociales para proyectar un yo virtual con el que poder chatear y sentir que sigue vivo, de algún modo u otro. ¿Y si este software puede gobernar a un cíborg al que poder tocar, incluso, con el que poder mantener relaciones sexuales placenteras? ¿Para qué seguir relacionándonos con el mundo? ¿Para qué buscar otra pareja o no? Si nuestro marido es una proyección de lo mejor de él mismo, sin defectos, eternamente joven y con una erección activada por control remoto con la que ejecuta un sexo descomunal insertado en su base de datos por sus programadores tras analizar el comportamiento de actores profesionales en millones de películas porno, ¿no podríamos vivir eternamente en una mentira ideal, falsa y narcotizante? ¿Y no es este replicante, sin la caducidad de los Nexus 6 de Blade Runner, por tanto, sin sus cuestiones metafísicas, el sustitutivo del hombre y la mujer?


El historiador John Lukacs, que ha experimentado la influencia inequívoca de Spengler, considera que la reducción del Estado en las sociedades liberales contemporáneas, en las que los mercados y la Troica lo sustituyen, anulando los valores éticos que todo Estado se supone debiera tener con sus protegidos conciudadanos, ha producido un sentimiento creciente de desesperación que parece haber activado una forma de neobarbarismo (Oso blanco) y vulgaridad social (El himno nacional, Quince millones de méritos); según Lukacs: "La riqueza y la pobreza, la elegancia y la mezquindad, la sofisticación y el salvajismo viven cada día más unidas". Black Mirror despliega en su narrativa esta tecno-sofisticación salvaje y la señala como causa principal de una desintegración social que visualizamos como alegoría del infierno terrenal en el que sus personajes están abocados. Un infierno que a nosotros, atónitos telespectadores, hoy día, año 2013, nos resulta tan familiar y cercano que nos abruma.

Las masas de individuos atomizados y virtualizados en Quince millones de méritos, representados como un Homo Espectáculus que pedalea sin parar envuelto en una adicción al escapismo alimentado por un reality-show personalizado e infinito crea en los personajes, y en nosotros mismos, un sentimiento ilimitado de vacío, insatisfacción y frustración, tal y como predice el propio Lukacs del individuo contemporáneo. O como decía Anthony Flew en forma similar al argumento de este episodio respecto al sistema económico demoliberal que Quince millones de méritos hiperboliza de manera magistral: una competición en la que el éxito de todos los competidores es igualmente probable, es un juego de azar. Un juego tan ruin como impredecible que se extiende indefinidamente hasta llevar a sus atomizados ciudadanos-jugadores hacia el cansancio y el colapso. Los personajes de Quince millones de méritos (probablemente mi episodio favorito), entre los que encontramos el cautivador rostro de Jessica Brown Findlay, claudicados, siguen inevitablemente las propias dinámicas de crecimiento anhelando un producto final como supuesto éxito social. Un nirvana mediático al que acceder como fin supremo de toda existencia, el Éxito, como decía Claude Polin, "El terror de todos contra todos".

Volvemos al final subyacente de la civilización, como una carga de profundidad explota en cada episodio de Black Mirror una vez creemos que la narración ha finalizado. Funde a negro y sin darnos cuenta, pero violentamente, lo que Robert McKee llama las ideas controladoras, estallan en una catarsis de zozobra y angustia. Como 1984 de George Orwell, Un mundo feliz de Aldous Huxley o Sueñan los androides con ovejas eléctricas de Philip K. Dick (adaptada para guión cinematográfico por David Peoples y Hampton Fancher en Blade Runner), Black Mirror es una visión de un futuro cercano y pesimista. Más real que ninguna de las grandes obras predecesoras, porque es la más cercana. No nos habla de un mañana lejano, nos habla del pasado mañana. Y utiliza herramientas tecnológicas que ya utilizamos hoy, insertadas en un sistema socioeconómico y político que sufrimos ahora. Además, huye, muy adecuadamente, de la lluvia ácida y los efectos agujeros de ozono. Todas las historias (excepto Quince millones de méritos) suceden en un entorno ecológicamente sano con preponderancia de las escenas en exterior: el verde de la campiña inglesa, el mar, el cielo azul, el cantar de pájaros ajenos a todo, están presentes en la ambientación lo que consigue hacer mucho más verosímil y actual todos los temores que propone su mundo narrativo.

La idea que vive en nuestra percepción una vez la historia ha finalizado, en Black Mirror son tan posibles como aterradoras. Y ahí radica su fuerza narrativa, como un tsunami ideológico y moral, te hace tiritar con una gelidez emocional aparente que no es tal, es puro estilo narrativo, ideal para dar forma al delirio tecnológico que guía sus historias y a sus personajes, y a nosotros, a ti y a mí, hacia el fin de todos los tiempos.
0
comparte
atrás
comenta
caracteres


enviar
Segismundo Palma
TwitterFace IMDBEnvair email
Segismundo Palma
Estudió Publicidad y Relaciones Públicas en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la UMA y Narrativa Audiovisual en Método Dumortier en el Curso Universitario de Posgrado de ADM. Igualmente, se formó en géneros narrativos audiovisuales en la Escuela de Narrativa del Mediterráneo.

Fue guionista del videoclip Trailer de la banda malagueña Airbag, una pieza seleccionada en festivales nacionales e internacionales.

También es autor del guión para largomentraje El espectáculo debe continuar, del piloto para sit-com Sposoman y del guión para cortometraje Cuestión de honor.

Actualmente imparte un taller de guión en Gauss Multimedia y trabaja como redactor creativo y guionista en Infodel Media. Del mismo modo, se halla inmerso en la promoción de una mini-serie para televisión, Tres días de diciembre y en la revisión de su primera novela, La azotea del infierno.

entradas de Segismundo Palma

entradas recientes

Bicho raro

Paco Dueñas

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
12' 30"
Pantalla
1.78:1

Insight

Cenzo A. de Haro

Año

2014
Formato
HD (1080p)
Duración
16'
Pantalla
1.78:1

Las alas de Néstor

Óliver Gil

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
19' 59''
Pantalla
2:1

Ma recette

Alfredo López

Año

2013
Formato
HD (1080p)
Duración
3' 50"
Pantalla
1.78:1

Subterráneo

Miguel Ángel Carmona

Año

2013
Formato
HD (1080p)
Duración
14' 20"
Pantalla
1.78:1

Paraiso Beach

Biktor Kero

Año

2014
Formato
HD (2K)
Duración
15'
Pantalla
2.35:1

Clóset

Rakesh B. Narwani

Año

2014
Formato
HD (1080p)
Duración
19'
Pantalla
2.35:1

Ku

Tony Morales

Año

2014
Formato
HD (1080p)
Duración
14' 59''
Pantalla
1.78:1

Losa game. Retrato de un artista outsider

Ángel Cagigas

Año

2014
Formato
HD (1080p)
Duración
75'
Pantalla
1.78:1

Rubita

Jota Linares

Año

2014
Formato
HD (2K)
Duración
16' 10''
Pantalla
2.35:1

Culpables

Tomás Aceituno

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
94'
Pantalla
1.78:1

Animal

Carlos Aceituno

Año

2014
Formato
HD (1080p)
Duración
10' 10''
Pantalla
1.78:1

The Whistle Man

Óscar Fernández-Baca Cordón
y Jorge Gómez

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
6' 31"
Pantalla
1.85:1

Donde caben 2 caben 3

Álvaro Cuevas García

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
10' 33"
Pantalla
2.35:1

A los ojos

Mario Hernández

Año

2015
Formato
UltraHD (4K)
Duración
10' 11"
Pantalla
2.35:1

Sin mirar

Manuel Martínez Colmenero

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
10' 17"
Pantalla
1.78:1

Hospital Cromático

Dita Segura
y Rakesh B. Narwani

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
12'
Pantalla
1.78:1

Viaje estelar

Biktor Kero

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
4'
Pantalla
2.35:1

Shadeless

Rakesh B. Narwani

Año

2015
Formato
UltraHD (4K)
Duración
4'
Pantalla
2.35:1

La memoria del agua

María Mira

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
11'
Pantalla
1.78:1

No es país para MILFs

Sandro G. Etola

Año

2015
Formato
HD (720p)
Duración
17'
Pantalla
1.78:1

Solos tú y yo

Felipe Garrido Archanco
y David Echeverría Muñoz

Año

2015
Formato
HD (2K)
Duración
4' 45"
Pantalla
2.35:1

Y qué esperabas

Carlos Ceña

Año

2016
Formato
HD (2K)
Duración
9' 40"
Pantalla
1.78:1

Encuentro con mi madre muerta

Frédéric Becquelin-Miler

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
8' 20"
Pantalla
1.78:1

Peatones

Juan Antonio Anguita

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
90'
Pantalla
1.78:1

Regalo de despedida

Alfonso Volpini

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
10' 54"
Pantalla
1.78:1

Abre fácil

Álvaro Carrero

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
12' 55"
Pantalla
1.78:1

Fálame do silencio

Lois Blanco Araúxo

Año

2016
Formato
HD (2K)
Duración
13' 43"
Pantalla
2.35:1

Propiedad privada Se vende

Carmen Quijada

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
15' 29"
Pantalla
2.35:1

Donde nos toca estar

Iván Cerdán Bermúdez

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
74'
Pantalla
1.78:1

Los Chimplonitos

Alberto Pons

Año

2016
Formato
UltraHD (4K)
Duración
19' 58"
Pantalla
2.35:1

MMM

Ángel Santisteban

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
2' 28"
Pantalla
2.35:1

#empty

Beatriz Vilariño

Año

2015
Formato
HD (1080p)
Duración
4' 49"
Pantalla
1.78:1

Mi tabla y yo

Richard Jordan

Año

2016
Formato
UltraHD (4K)
Duración
4' 38"
Pantalla
1.78:1

Al alba

Sergio Pérez Serrano

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
19' 58"
Pantalla
1.78:1

Esperanza

Janer Mena

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
10' 52''
Pantalla
2.35:1

77K

Eduardo Huelin

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
19' 59"
Pantalla
1.78:1

Postales

Inés Pintor
y Pablo Santidrián

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
13' 39"
Pantalla
2.35:1

Ciudad Neón

María Nieto

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
11' 40"
Pantalla
1.78:1

Mañana

Manuel Aguilar

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
18' 19"
Pantalla
1.78:1

Perspicacia

Vasilisa Belokon

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
13' 02"
Pantalla
1.78:1

Laborable

Alejandro Marín

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
17' 06"
Pantalla
2.35:1

Mujer y filipina

Luis J. Barroso

Año

2017
Formato
HD (2K)
Duración
16' 32"
Pantalla
1.78:1

Por Sifo (Slow wine)

Mario Hernández
y Guillermo Rodríguez

Año

2016
Formato
HD (2K)
Duración
10' 20"
Pantalla
2.35:1

A real man

Maloy

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
17' 53"
Pantalla
1.78:1

Historia mínima de la bici

Pablo Acevedo

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
5' 05"
Pantalla
2.35:1

Pizza para tres

Álvaro Ortiz

Año

2017
Formato
UltraHD (4K)
Duración
15' 56"
Pantalla
2.35:1

Nunca jures por La Luna

Teo Martínez

Año

2016
Formato
UltraHD (4K)
Duración
84' 06"
Pantalla
2.35:1

Salpicados por el desastre

Juan Antonio Anguita

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
75'
Pantalla
1.78:1

Jackers

Jorge Mayorga

Año

2017
Formato
UltraHD (4K)
Duración
10' 59"
Pantalla
2.35:1

Cuestión de suerte

Axier González

Año

2017
Formato
UltraHD (4K)
Duración
18' 26"
Pantalla
2.35:1

El niño de la bolsa

Agus Ibarra

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
19' 59"
Pantalla
2.35:1

Qué suerte

Daniel Natoli

Año

2016
Formato
HD (1080p)
Duración
11' 07"
Pantalla
1.78:1

Mythosis

Alvaro Díaz-Palacios

Año

2017
Formato
HD (2K)
Duración
22' 00"
Pantalla
1.78:1

Cruces de caminos. El encuentro

Diego Lara López

Año

2017
Formato
HD (1080p)
Duración
5' 02"
Pantalla
1.78:1

26 de mayo de 2017

Mujer y filipina

Certamen de cortos Centro Sociocultural Juvenil Luis Gonzaga
Madrid
España

24 de mayo de 2017

Fálame do silencio

Cinerama
Valladolid
España

24 de mayo de 2017

Perspicacia

Cinerama
Valladolid
España

17 de mayo de 2017

Mujer y filipina

Festival Internacional de Cortometrajes de Torrelavega
Cantabria
España

11 de mayo de 2017

Jackers

Muestra de cine joven de Elche
Alicante
España

11 de mayo de 2017

Qué suerte

Muestra de cine joven de Elche
Alicante
España

9 de mayo de 2017

Propiedad privada Se vende

Semana Internacional del Cortometraje de San Roque
Cádiz
España

9 de mayo de 2017

Mujer y filipina

Semana Internacional del Cortometraje de San Roque
Cádiz
España

9 de mayo de 2017

Hospital Cromático

Semana Internacional del Cortometraje de San Roque
Cádiz
España

9 de mayo de 2017

Jackers

Festival de Málaga. Cine Español.
Málaga
España
cartelera
El bar

El bar

Álex de la Iglesia
Estreno: 24 de marzo de 2017
La ciudad de las estrellas: La La Land

La ciudad de las estrellas: La La Land

Damien Chazelle
Estreno: 13 de enero de 2017
Un monstruo viene a verme

Un monstruo viene a verme

Juan Antonio Bayona
Estreno: 7 de octubre de 2016
Gernika

Gernika

Koldo Serra
Estreno: 9 de septiembre de 2016
Escuadrón suicida

Escuadrón suicida

David Ayer
Estreno: 5 de agosto de 2016
Julieta

Julieta

Pedro Almodóvar
Estreno: 8 de abril de 2016
Cien años de perdón

Cien años de perdón

Daniel Calparsoro
Estreno: 4 de marzo de 2016
La gran apuesta

La gran apuesta

Adam McKay
Estreno: 22 de enero de 2016
La novia

La novia

Paula Ortiz
Estreno: 11 de diciembre de 2015
Techo y comida

Techo y comida

Juan Miguel del Castillo
Estreno: 4 de diciembre de 2015
Distribuidora de cortos. Avda. Jorge Luis Borges 24, 2ºB. 29010, Málaga  |  contacto@jovenesrealizadores.com  |  Tel./Fax: +34 952 066 215  |  Móvil: +34 633 185 285
© Infodel Media 2005 - 2017.
istanbul nakliyat firmaları beylikdz evden eve nakliyat sarıyer evden eve nakliyat