treintaycincomilimetros

17 de abril de 2013

Callejón sin salida

por José Manuel Gómez

George y Teresa viven plácidamente en un apartado pero idílico castillo restaurado y acondicionado cerca de la costa. Teresa le engaña constantemente y George la quiere con locura. Un día, la paz de la que ambos disfrutan es destrozada de golpe: dos violentos ladrones invaden su hogar y se instalan con ellos hasta que encuentren un buen momento para seguir escapando de la policía. Uno de ellos, Dickie, empieza a maltratar a George y a aprovecharse de su esposa. George, un hombre débil y sumiso, va a aguantarlo todo estoicamente. Aunque no por mucho tiempo.



Callejón sin salida, la tercera película que dirigió Roman Polanski, es tal vez una de las menos conocidas de toda su filmografía, aunque no por ello deja de ser una de las mejores. En ella se repite la fórmula de sus dos anteriores obras, El cuchillo en el agua y Repulsión: unos pocos individuos (muy pocos), han de sobrevivir emocional y hasta físicamente encerrados en un ambiente opresivo, asfixiante y poderosamente kafkiano, como prácticamente todos los ambientes que ha recreado hasta ahora el genial creador polaco.

La historia que se narra en Callejón sin salida es puramente “polanskiana” y, como la de su debut, disecciona con un fino y sarcástico bisturí las relaciones de pareja y humanas con una mirada ácida y descorazonadora, aunque, en esta ocasión, todo pasa por el prisma de la comedia negra, lo que en absoluto disminuye el aura de tragedia del conjunto. George y Teresa son un joven matrimonio que vive en (atentos al escenario) un viejo y evocador castillo en un lugar costero apartado, tan romántico y sugerente como terrorífico. George es un hombre muy débil, sumiso, manipulable, miedoso e ingenuo, y su mujer le engaña constantemente. Se imaginan lo que hay, ¿no?


George es una especie de caricatura masculina del personaje de la Catherine Deneuve de Repulsión. Es un misógino en potencia. Aunque no le tenga miedo a las mujeres, como aquella a los hombres, va desde luego camino de tenerlo. La “paz” de la que él y su esposa disfrutan se ve alterada cuando unos brutales y desconsiderados ladrones invaden su hogar para quedarse un tiempo indefinido tras un golpe que les ha salido mal. Esta alteración llevará a George a una espiral de degradación que culminará en un brutal estallido de violencia, estallido que le liberará de sus ataduras, que le confirmará como “"todo un hombre" ante la sociedad y ante sí mismo y que, a la vez, le dejará más solo que nunca.


Callejón sin salida
es una tragicomedia negra muy cruel y morbosa que, en un mundo onírico retratado en blanco y negro y poblado de personajes delirantes y esperpénticos, mantiene al espectador en constante tensión, gracias a una calma intranquila excelentemente tratada que parece a punto de estallar en cualquier momento. Por supuesto, y como no podía ser de otra manera viniendo del cineasta del que viene, Callejón sin salida es tremendamente violenta y muy sarcástica, y su tristísimo desenlace es del todo inolvidable y pone por los suelos a todos los burguesitos rancios y a la vez "modernitos" de su momento. No he de irme, por supuesto, sin mencionar el soberbio papel de Donald Pleasance como George, un papel magnífico en todos los aspectos y que nunca hay que dejar de reivindicar, como esta propia película.

  • Callejón sin salida

  • Título original:
    Cul de Sac

  • Dirección:
    Cul de Sac

  • Nacionalidad:
    Reino Unido

  • Duración:
    111

  • Género:
    Intriga, comedia negra

  • Fecha de estreno en España:
    1968-11-21

José Manuel Gómez

Málaga. 1983. Ha trabajado como periodista en Canal Sur y La Opinión de Málaga y como cooperante en la República Dominicana en el verano de 2007. Ha estudiado inglés en Irlanda y Sudáfrica y francés en Canadá. Ama el cine, la literatura y el cómic y vive para vivir.

Entradas de José Manuel Gómez

Entradas recientes

Área de usuario