treintaycincomilimetros

20 de abril de 2012

Amante, hermana, madre, hija

por Lakshmi I. Aguirre

Tras huir de la secta de la que formaba parte desde hacía dos años, Martha (Elizabeth Olsen) es acogida por su hermana Lucy (Sarah Paulson) en su lujosa casa de Connecticut. Ese periodo de incomunicación se extenderá a la recuperada convivencia entre las dos hermanas, en la que el peso de lo ocurrido -de lo que ninguna de las dos es consciente a ciencia cierta- provocará una nueva ruptura entre ellas.



Protagonizada por una sólida Elizabeth Olsen, Martha Marcy May Marlene explora las fronteras movedizas de la cordura. La inquietud brota de cada plano de la ópera prima de Sean Durkin, que sin ninguna intencionalidad documental, nos introduce en el modus operandi de una secta a partir de flashbacks engarzados en el metraje con maestría.

Los saltos temporales y espaciales desde la casa familiar hasta la granja en la que Martha se convierte en Marcy May -y en Marlene, cuando la comunicación con el exterior es inevitable- turban tanto al espectador como a la propia Martha, llevándola por los oscuros vericuetos de su propio discernimiento. Así, sus días de relativa paz tras la sinuosa huida se verán horadados por la paranoia y por perturbadores estallidos de locura: la única manera que encuentra Martha para dar salida a lo experimentado.

El choque entre su vida en la comuna -en la que las mujeres son bautizadas sexualmente por el líder (un John Hawkes con un carismático poder de convicción), y cuya función es preservar la felicidad masculina- y en su nuevo domicilio -que es incapaz de reconocer como hogar- se materializa en la extrañeza que siente Martha por el estilo de vida de su hermana y su cuñado y la incapacidad de encajar en él.

Durkin nos va introduciendo en la vida sectaria mostrándonos solo las facetas más cautivadoras de la misma: la protección, la vida en comunión con la naturaleza, la ruptura con el capitalismo occidental, el amor -o lo que el líder entiende por tal- como base sobre la que construir la existencia- Y es curioso cómo en estos primeros flashbacks nada nos resulta funesto, a pesar de que cierta sensación de perversidad yace latente en el fondo de cada plano. Poco a poco irá saliendo a la luz lo que motiva esa intuición.



Ese desosiego es el que marca el pulso de Martha Marcy May Marlene, además de por la mirada John Hawkes (Deadwood -2004-, Me and You and Everyone We Know -2005-, American Gangster -2007-, Winter's Bone -2010-, Contagion -2011-) por la inteligente manera de rodar de Durkin -primeros planos que no nos dejan ver la ubicación de Martha, la posición independiente de la cámara con respecto a la acción- y por un acertadísimo montaje.

Una película realizada a lentas pinceladas que juegan con el espectador introduciéndolo en la tortuosa mente de una joven que ya no pertenece a ninguno de los dos mundo que ha habitado. Un réquiem por la cordura en una época en la que ya nadie sabe definirla.

"¿Sabes que la muerte es la parte más hermosa de la vida? Es hermosa porque todos tememos a la muerte y el temor es la emoción más asombrosa de todas: nos permite crear conciencia, te trae al ahora y te hace vivir el presente, y cuando vives el presente es el nirvana, es amor puro, así que la muerte es amor puro".


  • Martha Marcy May Marlene

  • Título original:
    Martha Marcy May Marlene

  • Dirección:
    Martha Marcy May Marlene

  • Año de producción:
    2011

  • Nacionalidad:
    USA

  • Duración:
    102

  • Género:
    Thriller

  • Fecha de estreno en España:
    2012-04-27

Lakshmi I. Aguirre

Lakshmi Iglesias Aguirre (Eibar, 1984), es redactora jefe de la revista digital de cultura Tertulia Andaluza (tertuliaandaluza.com), además de formar parte de varios gabinetes de prensa.

'El hombre tranquilo', 'En un lugar solitario', 'El Apartamento', 'Los Profesionales', 'El Bazar de las Sorpresas'... la obligaron a amar el cine. Cortázar la empujó a escribir, lo que le ha llevado a ganar varios premios de relatos.

En 2009 editó el libro 'La mujer en la sombra: lo femenino en el cine fantástico y de terror' para la Semana Internacional de Cine Fantástico y de Terror de Estepona, y escribió uno de los capítulos sobre 'La Mujer Pantera', de Jacques Tourneur.

Su antiguo pastor inglés, Atticus Finch -en homenaje al maravilloso personaje de Gregory Peck en 'Matar un ruiseñor'- la acompaña a todas partes y comparte con ella su pasión por el cine, es decir, la vida.

Entradas recientes

Área de usuario