treintaycincomilimetros

13 de octubre de 2015

Animal

por Andrés Robles

Hacer cine es fácil. Cualquiera puede hacerlo. Uno no tiene más que pensar una historia, escribirla, arriesgar dinero en la producción, buscar actores, dirigirlos, fotografiarlos, montar las imágenes, preocuparse del sonido... Hacer cine es fácil si se es un superhéroe descendiente de Juan Palomo y se tiene salva sea la parte como el caballo de Espartero.

Fernando Balihaut, cortometrajista argentino residente en Madrid, es uno de esos superhéroes que con cuatro perras, mucho empeño y un talento multifunción, ha sacado a flote su primer largometraje: Animal (España, 2015).

Premio del público en la sección Zonazine del pasado Festival de Cine Español de Málaga, Animal es un thriller deudor de la crónica negra ibérica de navaja y entrepierna, en el que lo menos importante es el relato y lo más su rotundo protagonista. Uno no querría en ningún caso empatizar con él y a la vez no puede evitar sentirse atraído por ese discípulo del Michael Fassbender de Shame (Steve McQueen. Reino Unido, 2011), sinuoso, enigmático, turbio, solitario, mentiroso y cuajado de adicciones.

Tan potente es el personaje interpretado por Georbis Martínez que, siendo lo mejor del film, evidencia a la vez su principal flaqueza. A su lado, los otros dos vértices del triángulo enfermizo -Martín (Fidel Betancourt), un tipo que comparte todas las bondades de aquél pero tiene la fea costumbre de ir siempre de frente, y sobre todo Laura (Bárbara Hermosilla), posiblemente la enemiga pública número uno de las chicas de Femen- se perciben como meras comparsas con la textura del cartón piedra, y provocan con su falta de profundidad y definición que la trama no llegue a fraguar del todo hasta un tramo final donde, eso sí, la película va como un tiro.

En el cualquier caso, tal descompensación más parece desinterés voluntario que error de bulto, y no está tanto en la mente del argentino emular a Vicente Aranda y realizar un Amantes al uso, como apretarnos las tuercas y ver hasta dónde podemos llegar. Su cinta, radical, perversa, provocadora si se quiere -es triste pero en pleno siglo XXI todavía nos cuesta ver follar en pantalla-, no conoce las medias tintas -tampoco su director- y llega con la sana intención de revolvernos en la butaca. Balihaut pega con su atrevido e interesante debut un puñetazo sobre la mesa y en el estómago del espectador, al que una vocecilla interior le dice que debe renegar de lo que ve, mientras que el cerebro le dicta que no despegue los ojos de la proyección.
  • Animal

  • Título original:
    Animal

  • Dirección:
    Animal

  • Año de producción:
    2015

  • Nacionalidad:
    España

  • Duración:
    110

  • Género:
    Thriller

Andrés Robles

Paisano de Lola Flores y Bertín Osborne - ahí es nada -, Andrés Robles nació el año en que Superman alzaba el vuelo en la gran pantalla. Asegura que uno de sus primeros recuerdos de infancia es la visión de una serpiente atravesando el tacón de Marion en el Pozo de las Almas y nunca ha entendido del todo qué le ve la gente a esa galaxia "muy, muy lejana".

Licenciado en Historia del Arte y especializado en Patrimonio y Gestión Cultural - tiene hasta un máster el muchacho -, dedica todas las horas que puede a esa pasión que comenzó en un cine de verano viendo a un arqueólogo con látigo y sombrero. Desde entonces no concibe una existencia sin salas oscuras y celuloide.

Como buen crítico de cine, nunca ha escrito ni dirigido nada, y se limita a destruir el trabajo que otros han realizado con toda su ilusión - a veces hace alguna reseña buena, pero son las menos -.

Habiendo conseguido fama, fortuna y gloria hablando de lo que no sabe en esta santa casa, sus próximos objetivos vitales son tener el pelazo de Carlos Pumares y la mala uva de Carlos Boyero.

Entradas de Andrés Robles

Entradas recientes

Área de usuario