treintaycincomilimetros

13 de noviembre de 2015

El clan

por Andrés Robles

¡Ay, el matrimonio, bendita institución que tanto bueno ha dado al Mundo! Los Curie, Ana Belén y Víctor Manuel, Pimpinela -que eran hermanos pero no me negarán que algo raro se traían-, Brangelina -que se inmolaron protagonizando Sr. y Sra. Smith para mostrarnos lo que no se debe hacer en pantalla-... A esa lista de sagradas uniones se ha añadido hace poco otra igual de meritoria: la de El Deseo con el cine argentino. Y es que, tras pegar el pelotazo produciendo Relatos salvajes, los Almodóvar vuelven a la carga con El clan (Pablo Trapero. Argentina, 2015), contundente historia basada en hechos reales que demuestra que demasiado a menudo éstos superan a la ficción.

Taquillazo absoluto en su país de origen y ganadora del León de Plata al mejor director en el pasado Festival de Venecia, la cinta gira en torno a los Puccio, una respetable y aparentemente perfecta familia bonaerense que a finales de los setenta y principios de los ochenta se dedicó al noble negocio del secuestro y la extorsión bajo el amparo de las altas esferas- esto sí que era una movida y no la madrileña-. Mientras mamá cocinaba y los chicos se afanaban en sus estudios, el patriarca planeaba golpes de aúpa con la ayuda del hijo mayor, exitoso jugador de rugby que se valía de su fachada impoluta para engatusar a compañeros acaudalados.


El caso que conmocionó a la opinión pública argentina le sirve a Trapero para componer un film notable que sin embargo adolece de cierta falta de profundidad. El director está más interesado en convertir a sus protagonistas en mafiosos con tintes hollywoodienses que en explorar los recovecos de esa familia que, sabiéndolo todo, optó por ponerse tapones en los oídos y mirar para otro lado. Una pena teniendo en cuenta que ahí estaba lo más jugoso del relato. La cinta, sin ser plana, se queda demasiado en la superficie, y tiene un tono mucho menos oscuro del que el asunto pedía a gritos. De ese modo, lo que debería haber sido una película incómoda y capaz de estremecernos en la butaca, se queda en entretenimiento. Un entretenimiento de primera, sí, pero simple entretenimiento al fin y al cabo que desaprovecha en cierta manera el material de base.

Aun así y pese a la cuestionable decisión de optar por la ligereza, El clan es un efectivo thriller, rodado con buen pulso y un ojillo puesto en el maestro Scorsese -mucho montaje paralelo y unos cuantos hits musicales amenizando cada trabajito-, que destaca por lo bien contada que está la relación de dependencia y manipulación del cabeza de familia -un Guillermo Francella inmenso que es de lejos lo mejor del conjunto- y su vástago. Una película recomendable, en la que el interés no decae y con la que difícilmente se aburrirán. Un film que les hará salir del cine mirando a sus familias con mejores ojos. Y eso, ahora que se acercan fechas de obligada reunión, nunca está de más, ¿verdad?
  • El clan

  • Título original:
    El clan

  • Dirección:
    El clan

  • Año de producción:
    2015

  • Nacionalidad:
    Argentina, España

  • Duración:
    110

  • Fecha de estreno en España:
    2015-11-13

Andrés Robles

Paisano de Lola Flores y Bertín Osborne - ahí es nada -, Andrés Robles nació el año en que Superman alzaba el vuelo en la gran pantalla. Asegura que uno de sus primeros recuerdos de infancia es la visión de una serpiente atravesando el tacón de Marion en el Pozo de las Almas y nunca ha entendido del todo qué le ve la gente a esa galaxia "muy, muy lejana".

Licenciado en Historia del Arte y especializado en Patrimonio y Gestión Cultural - tiene hasta un máster el muchacho -, dedica todas las horas que puede a esa pasión que comenzó en un cine de verano viendo a un arqueólogo con látigo y sombrero. Desde entonces no concibe una existencia sin salas oscuras y celuloide.

Como buen crítico de cine, nunca ha escrito ni dirigido nada, y se limita a destruir el trabajo que otros han realizado con toda su ilusión - a veces hace alguna reseña buena, pero son las menos -.

Habiendo conseguido fama, fortuna y gloria hablando de lo que no sabe en esta santa casa, sus próximos objetivos vitales son tener el pelazo de Carlos Pumares y la mala uva de Carlos Boyero.

Entradas de Andrés Robles

Entradas recientes

Área de usuario