treintaycincomilimetros

19 de junio de 2014

Maléfica

por Sigfrido Gross

En su empeño por revitalizar cuentos clásicos, propiedad o no de la factoría, Disney estrena Maléfica. Cinta que, en realidad, no es más que un spin-off de La Bella Durmiente y que cuenta la historia de la villana más querida por el sector dark gótico y cuyo nombre da título a la película.

Desde que Alicia en el País de las Maravillas fuese el éxito que fue, la megacorporación creada por el Tío Walt y otros estudios han decidido que las películas basadas en estos clásicos de la literatura infantil, impregnados de cierto - y falsísimo - toque serio podrían seguir llenando sus arcas de toneladas de billetes de todos los colores. Y en esto último no se equivocaban.


Uno de los "cuentos" (jeje) para vender estas películas no solo a niños era escudarse en la siempre manida teoría de que estos clásicos infantiles, en su origen, fueron siempre mucho más oscuros y perversos de lo que se nos vendió en su momento. Y que estas nuevas películas iban a hacer justicia a ese hecho. ¡Mentira! Todo falso. Lo único que han hecho estas nuevas adaptaciones de Blancanieves y la Leyenda del Cazador, por citar alguna, es tratar los temas desde una perspectiva fantástica más cercana a la de El Señor de los anillos y, por supuesto, ensuciar mucho a sus protagonistas con barro y demás porquerías. Y decir en todas las notas de prensa y entrevistas que el personaje femenino “no es la típica princesa que grita pidiendo ayuda" sino que es una heroína, "una mujer fuerte que lucha”. Y ahí se quedaban.

Quizá la única película con aspecto de cuento que realmente respetó esa parte tenebrosa y macabra de los clásicos, fue Los mundos de Coraline, genial película dirigida por Henry Sellick (Pesadilla antes de Navidad, 1993), que supo como trasladar perfectamente los terrores infantiles a una historia llena de elementos realmente perturbadores. Tanto es así, que mucha gente protestó porque los chavales salían aterrorizados del film. Y digo yo: ¿Qué mas dará que los niños pasen miedo en el cine? Creo que es algo realmente importante y una experiencia por la que tienen que pasar. Lo peor que le puede pasar a un niño en el cine es que se aburra, no que pase miedo. Los niños no son idiotas.

En el caso de Maléfica, Angelina Jolie llevaba tiempo atada al proyecto porque fue ella quien lo propuso. Con una cara como la parte femenina de Brangelina en tu proyecto, no va a haber problemas para levantar una idea. Así que, tras varias reescrituras de guión, la más importante por parte de Linda Woolverton (Alicia en el País de las Maravillas), Maléfica tomaba forma con un objetivo bastante claro. Reinventar y poner al servicio de Angelina Jolie un personaje clásico en la historia del cine, haciéndole justicia, pero dándole un enfoque algo diferente a lo que el colectivo tenemos concebido. Tanto es así, que esa "reinterpretación" ha tirado por los suelos a un personaje con muchísimas más posibilidades.


Hay sujetos icónicos de los que es mejor y siempre más eficaz no conocer los orígenes. Y Maléfica, en mi opinión, es uno de ellos. Es mucho más fuerte el halo de misterio que la rodea que cualquier historia que un guionista pueda inventarse. Al empezar así la historia, evidentemente, lo que se ha pretendido es dar lógica al germen de la malicia. Y si esto se hace es para que entendamos mejor sus razones. Maléfica es una tipa despechada porque un tipo pasa de ella, le hace una gran putada y además no es invitada a una fiesta en la que el tío que pasa de ella celebra el bautizo de su hija con "otra". Así pues se coge un mosqueo del diablo. Todo esto, para luego, mostrar que se arrepiente y trata de enmendar sus errores. De repente, Maléfica deja de ser Maléfica y se transforma en Buenéfica. Y la cinta, esto es lo peor, se queda sin apoyo antagonista; porque una de las mejores villanas que te podías imaginar se ha pasado al bando de los buenos y ahora forma parte del grupo de personajes que quiere solucionar el conflicto principal de la película. El Rey, interpretado por el siempre curioso Sharlto Copley, no es suficientemente carismático ni tiene el suficiente peso narrativo como para tirar de la carga antagonista del film, y éste se queda huérfano en este sentido.


El aspecto de la película que pendula entre parecerse a Oz, Un mundo de fantasía (Sam Raimi, 2013) y Legend (Ridley Scott,1985), no ayuda a hacer la cinta más ágil, porque lo único que consigue es que todos los planos parezcan concept arts - esos dibujos que utilizan las majors en la preproducción de sus films-, y que eso frene el ritmo natural y medianamente orgánico de la historia, que parece estar contada a encuadres que pretenden ser todos imágenes icónicas, dejando a un lado si son narrativamente las más adecuadas.

La parte pretendidamente cómica del film, apoyado principalmente en las tres hadas madrinas, hace aguas por todos sitios, porque ni hacen gracia ni te acercan mínimamente a la historia para que, al menos, te importen un poco más los protagonistas. Los chistes son, a la par que facilones, ridículos de necesidad.

Maléfica es aburrida, vacía y muy infantil, en el mal sentido. No avanza ni hace que el espectador quede atado a su butaca, y eso que tiene a mano a un icono con el que varias generaciones nos podemos relacionar. Es blanda, cuando podría haber jugado a ser macabra; es cuidadosa con lo que cuenta, cuando se podría haber llevado al límite la historia sin caer en ningún ridículo.

¿Que si me ha gustado?
  • Maléfica

  • Título original:
    Maleficent

  • Dirección:
    Maleficent

  • Año de producción:
    2014

  • Nacionalidad:
    USA

  • Duración:
    98

  • Género:
    Fantasía

  • Fecha de estreno en España:
    2014-05-30

Sigfrido Gross

Sigfrido Gross nace en Málaga el 25 de junio de 1984. Su padre lo lleva, desde muy pequeño, a ver todo tipo de películas: desde cine de animación, a Las Tortugas Ninja o desde Batman a reposiciones del cine de Sam Peckimpah.

A parte del consabido trauma perpetuo e irreversible debido a ver cintas como Conocimiento carnal, Akira o Grupo salvaje, Sigfrido también adquiere una profunda e incontrolable pasión por el cine. De todas las épocas y géneros.

Tras estudiar el Bachillerato artístico y algo de fotografía, comienza estudios de Realización de Audiovisuales. Igualmente recibe un curso de guión en la ECAM, el cual le impulsa a profundizar un poco más en la escritura y estudia 3 años de narrativa cinematográfica en la Escuela Audiovisual del Mediterráneo.

Realiza su primer cortometraje, Residuos, que gana un premio a dirección novel en NexoSur y es rechazado en varios festivales por ser considerado 'muy violento'.

Escribe para varios medios de la web artículos sobre cine en todas sus facetas, cosa que alterna con la escritura y corrección de guiones. Para terminar la minibio, digamos lo que siempre se dice: "está trabajando en el que será su próximo cortometraje".

Entradas de Sigfrido Gross

Entradas recientes

Área de usuario