treintaycincomilimetros

24 de septiembre de 2014

No todo es vigilia

por Manuel Aguilar

¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?

El catalán Hermes Paralluelo presenta en San Sebastián su segundo largometraje, No todo es vigilia. Una película documental que cuenta la historia de Felisa y Antonio, dos ancianos que llevan 60 años juntos y que día a día se encuentran con mayores dificultades debido sus avanzadas edades, que no son nada el uno sin el otro pero cada uno vive esta situación de manera muy distinta.


Paralluelo hace una durísima e interesante reflexión sobre el miedo y la soledad hacia lo desconocido y sobre el amor, la necesidad y la dependencia, a través de estos personajes y la situación principal a la que los expone: ir o no ir a una residencia, dividiendo la película en dos espacios muy diferenciados. Por un lado, el hospital. Un entorno laberíntico, frío, desconocido, en el que todo es duro y complicado. Y por otro lado, su casa en un pueblito de Aragón, donde tienen su hábitat, su seguridad, donde le encuentran sentido a las cosas y donde se sienten libres para, como bien dice Felisa, poder hacer y deshacer como les venga en gana.

Bajo una estética sobria y muy cuidada, unos planos muy largos y pausados, un discreto pero muy sopesado y calculado movimiento de cámara y un excelente trabajo de fotografía que maneja los claroscuros como si de un cuadro de Rembrandt se tratara, esta pequeña historia nos pasea por una realidad muy general que no es otra que la de tantos ancianos que tienen que afrontar que el paso del tiempo puede con ellos. Pueden estar solos o acompañados, pero la guerra contra el tiempo es algo muy personal, individual y aunque tengas a tu Antonio o tu Felisa contigo, cada uno lleva sus miedos como puede.


Paralluelo acierta de lleno al contar con sus abuelos para mostrarnos esta historia. No usa unos actores para representarles sino que esta pareja de entrañables ancianos son sus propios abuelos y a través de ellos entramos en una historia que comenzó hace 60 años y que ahora, gracias a poder presenciar momentos tan íntimos de sus vidas, nos damos cuenta de que el tiempo no hace que el amor reviva o perviva? El amor sobrevive junto con ellos y hace que se unan para afrontar lo que paradójicamente, teniendo cada uno más de 80 años, es un futuro incierto: La residencia.


No todo es vigilia es cine pequeño, difícil de digerir en algunos tramos, nada comercial y que seguramente no llegará a la mayor parte de las salas de nuestro país, pero es un gran homenaje a nuestros mayores, que emociona y enternece, sobrecoge y divierte a partes iguales. Una pequeña gran joya documental. Una película inteligente, realizada con respeto, sin dramatismos innecesarios. Imprescindible.


  • No todo es vigilia

  • Título original:
    No todo es vigilia

  • Dirección:
    No todo es vigilia

  • Año de producción:
    2014

  • Nacionalidad:
    España

  • Duración:
    90

  • Género:
    Documental

Manuel Aguilar

Nace en Jerez de la Frontera, una noche de octubre de 1978 (se aceptan regalos). Hizo la EGB completa e incluso estudió Filología Hispánica en la Universidad de Sevilla... o eso dicen...

Desde pequeño, ver películas era su principal pasión, llegando incluso a no comer nada durante las casi cuatro horas de El Padrino II (todo un récord) y a romperse la nariz al tirarse por unas escaleras pensando que si Christopher Reeve podía volar (con esa pinta)... ¿por qué él no?

Reza todas las noches para que jamás hagan un remake de Los Goonies y para que de una vez por todas le corten las financiaciones a M. Night Shyamalan.

Ha rodado varios cortometrajes y escrito cuentos pero... ¡lo mejor está por venir!

Acaba de estrenar una comedia de enredo eusko-andaluza, Hoy quiero confesar, que distribuye con Jóvenes Realizadores.

Entradas de Manuel Aguilar

Entradas recientes

Área de usuario