treintaycincomilimetros

11 de octubre de 2011

El terror de ser niño según Fresnadillo

por Jota Linares

El cine de terror sigue cargando hoy en día con el estigma de que parte del público y de la crítica lo consideren un género menor, un simple divertimento de multicines en tarde de sábado sin mayor trascendencia. Afortunadamente, la historia del cine ha demostrado lo contrario y no son pocas las películas de horror que no sólo han reformulado las claves del espectador a la hora de enfrentarse a una historia (ahí están El sexto sentido o El proyecto de la bruja de Blair para demostrarlo) sino que han conseguido un lugar mucho más destacado dentro del imaginario colectivo que aquellos filmes de otro género. Pero, a pesar de esto, parece inevitable que si una película de terror quiere ser tomada en serio necesita abrazar sin tapujos el concepto de melodrama. Mitos del terror como Suspense, El exorcista, El resplandor, Poltergeist, Carrie, Al final de la escalera o Los otros comparten un mismo concepto: el terror que se introduce de forma sutil pero letal dentro de la unidad familiar, devorando las relaciones entre padres e hijos y sacando a la luz la parte más oscura de los personajes, incapaces de enfrentarse al horror porque eso implica revelar sus secretos más inconfesables. Intruders, tercera película de Juan Carlos Fresnadillo, se lanza conscientemente a ese terreno construyendo un drama familiar con ecos de terror clásico y de cuento de hadas, una oscura fábula que aspiraba a convertirse en un clásico instantáneo del terror pero que desgraciadamente se queda a medio camino.



El guión de Intruders, escrito a cuatro manos por Nico Casariego y Jaime Marques, se mete de lleno en uno de los clásicos del género, los miedos infantiles, e intenta arañar sobre su superficie para deconstruirlos y lanzar la posibilidad de que éstos sean heredados. El director aprovecha este punto de partida para unir terror y melodrama y a la causa se une un buen reparto (mucho mejor los actores españoles que los ingleses, pero equilibrado en su conjunto) que sabe mezclar las dosis justas de realismo y paranoia que el guión requiere. Entonces ¿qué falla en Intruders? ¿Por qué Fresnadillo rompe la regla de oro del cine de terror y se empeña en llenar su historia de unos innecesarios y explícitos efectos especiales que arruinan cualquier posibilidad de sugestión y de terror por parte del público? ¿Nadie le dijo que enseñar a un monstruo que aspira a ser icónico, Carahueca, desde el primer minuto era una mala idea?



Intruders asume una serie de riesgos (la narración simultánea de las dos historias, la mezcla de culturas, su potentísimo look visual) que son de agradecer y que envuelven a su historia de terror en un halo de prestigio y de calidad impecables. Pero aquí es donde la película tropieza ya que su apabullante y magnífico envoltorio se ve desprovisto de toda personalidad, curiosamente lo que sí tenían (y de manera desbordante) tanto los cortos como las anteriores incursiones en el género de Fresnadillo, las magníficas Intacto y 28 semanas después. Intruders se deja ver con cierto interés (más allá de que el giro final se adivine sin problemas en los primeros diez minutos de película) pero el espectador tiene la sensación de que lo que te cuenta lo ha visto ya y contado mucho mejor en otras ocasiones, o al menos de manera más original.
  • Intruders

  • Título original:
    Intruders

  • Dirección:
    Intruders

  • Año de producción:
    2011

  • Nacionalidad:
    España - EE.UU. - Gran Bretaña

  • Duración:
    100

  • Género:
    Terror

  • Fecha de estreno en España:
    2011-10-07

Jota Linares

Jota Linares nace en Cádiz en 1982 y se traslada a Málaga en 2000 para estudiar Periodismo y Comunicación Audiovisual. Muy pronto empieza a interesarse por el mundo de la ficción, tanto a través de la escritura de diversos guiones como observando el mundo desde detrás de una cámara. Ha escrito y dirigido los cortometrajes '¿A quién te llevarías a una isla desierta?', 'Vivir rodando', 'Un cuento de hadas', 'Varices', 'Placer' y '3,2 (lo que hacen las novias)'. Ha ganado, entre otros, el premio andalesgai 2006 al mejor cortometraje andaluz, el premio del público en el 11 Festival de Cine español de Málaga, el premio RTVA al mejor director joven andaluz, el premio del público en el Fancine (cine de terror y fantástico) 2008, o el premio al mejor proyecto en el Certamen Andaluz de Cortometrajes 2009.
Con '3,2 (lo que hacen las novias)' lleva cosechadas 22 secciones oficiales y 4 premios.

Entradas recientes

Área de usuario