treintaycincomilimetros

16 de marzo de 2012

La fábula fallida de Stephen Daldry

por Lakshmi I. Aguirre



Una de las obsesiones del joven escritor Jonathan Safran Foer son las historias que relatan los objetos, la búsqueda del alma en piezas inánimes. Si en la acertada adaptación cinematográfica que Liev Schreiber hizo de Everything is illuminated (Todo está iluminado, 2005), un joven viajaba a Ucrania para descubrir la historia de su abuelo a través de centenares de objetos que estudiaba y clasificaba, en Extremely loud and incredibly close (Tan fuerte, tan cerca, 2012), es un niño el que busca las pistas, pero no para resolver su pasado, sino su futuro: un porvenir resquebrajado en el mismo instante en el que uno de los sucesos más traumáticos del mundo contemporáneo tiene lugar en Nueva York, y su padre desaparece entre los escombros de las Torres Gemelas.

El 11-S compone el telón de fondo de una película excesivamente amable en la que en solo un vistazo se adivinan los hilos que urden la trama. Mientras la cinta de Schreiber destila humor negro según relata los trágicos hechos de la ocupación nazi, Daldry -de manera acertada- se centra en la repercusión del desastre en un niño de 9 años, pero se pierde en un siniestro regodeo en el dolor y en mostrarnos la bondad, sin excepciones, de todos los personajes. Esta utópica fe en el ser humano se aleja del optimismo para dar paso a la entelequia, y con ella, a un producto que no termina de calar teniendo el material apropiado para hacerlo.



El precoz Oskar Schell, interpretado por un soberbio Thomas Horn -reclutado tras ganar el concurso de divulgación Jeopardy! de la NBC- encuentra un año después del 11-S una llave entre las cosas de su padre (Tom Hanks), y no cesará en su empeño de saber qué es lo que abre. Nada sorprendente cuando en los primeros minutos de la cinta, la relación paternofilial se nos ha mostrado a través de las expediciones y búsquedas planeadas pista a pista por un Hanks -que apenas asoma en la película- para que su hijo desarrolle su sagacidad y claro está, para que supere sus particulares miedos. Así, el protagonista se encierra en una búsqueda que finalmente le obligará a enfrentarse a la desaparición de su padre y a un nuevo punto de partida.

Y es que Oskar Schell no es precisamente un niño común: imaginativo, inteligente, con una sensibilidad llevada al extremo y una peculiar verborrea -que a veces llega a resultar molesta-, este inventor y entomólogo amateur -como lo describe su tarjeta de visita-, brilla solo en los instantes en los que la película le permite estallar y convertirse, de nuevo, en solo un niño.

La narración avanza a través de las puertas de la ciudad de Nueva York y los flashbacks que Daldry intercala de la vida familiar anterior a la tragedia, como ya hizo en The Hours, compuesta a partir de retazos sucedidos en tres realidades separadas por el tiempo. Ese juego de esconder para mostrar al final puede salir mal cuando el interés se va perdiendo conforme va avanzando el film y Daldry no deja de mostrarnos imágenes del desastre del que tantas veces hemos sido ya testigos.



Extremely loud and incredibly close es un cuento escrito para tapar una verdad, como ya lo fue El Laberinto del Fauno (2006), aunque Guillermo del Toro fue más hábil de lo que ha sido Daldry en esta ocasión. Suscitan rechazo las constantes referencias a los hombres y mujeres que se dejaban caer al vacío y la excesiva repetición de los mensajes de un contestador que graba las últimas palabras de Thomas Schell. No es tanto una cuestión de tiempo y de si aún es demasiado pronto para hablar del 11-S en cine, sino más bien del modo en el que se plasme el discurso.

Lógicamente, obviar un suceso de tal magnitud y las posibilidades narrativas y dramáticas que proporciona no sería propio de una industria como esta, siempre alerta a las buenas historias. Sin embargo, Daldry no se pone un límite y no pesa los ingredientes de una receta con exceso de azúcar y de obscenidad. Extremely loud and incredibly close no alcanza la emoción de una fábula ni la altura de un buen documento trágico.
  • Tan fuerte, tan cerca

  • Título original:
    Extremely loud and incredibly close

  • Dirección:
    Extremely loud and incredibly close

  • Año de producción:
    2011

  • Nacionalidad:
    USA

  • Duración:
    129

  • Género:
    Drama

  • Fecha de estreno en España:
    2012-03-16

Lakshmi I. Aguirre

Lakshmi Iglesias Aguirre (Eibar, 1984), es redactora jefe de la revista digital de cultura Tertulia Andaluza (tertuliaandaluza.com), además de formar parte de varios gabinetes de prensa.

'El hombre tranquilo', 'En un lugar solitario', 'El Apartamento', 'Los Profesionales', 'El Bazar de las Sorpresas'... la obligaron a amar el cine. Cortázar la empujó a escribir, lo que le ha llevado a ganar varios premios de relatos.

En 2009 editó el libro 'La mujer en la sombra: lo femenino en el cine fantástico y de terror' para la Semana Internacional de Cine Fantástico y de Terror de Estepona, y escribió uno de los capítulos sobre 'La Mujer Pantera', de Jacques Tourneur.

Su antiguo pastor inglés, Atticus Finch -en homenaje al maravilloso personaje de Gregory Peck en 'Matar un ruiseñor'- la acompaña a todas partes y comparte con ella su pasión por el cine, es decir, la vida.

Entradas recientes

Área de usuario