treintaycincomilimetros

17 de octubre de 2011

La portería de los horrores

por Jota Linares

No sé hasta qué punto Jaume Balagueró se ha propuesto que Mientras duermes sea un ejercicio de nostalgia hacia los noventa. Ni siquiera conozco si esa fue su intención, pero lo cierto es que su nueva película podría haberse estrenado perfectamente hace dos décadas, junto a thrillers como Mujer blanca soltera busca, La mano que mece la cuna, Durmiendo con su enemigo, el remake de El cabo del miedo o De repente un extraño. Con estas películas comparte el orgullo de pertenecer a un cine de género sin más pretensiones que las de hacerle pasar un buen rato (o malo, según se mire) al espectador sin olvidar en empaque cinematográfico de primera. Y yo me pregunto ¿hay algo más importante en el cine qué eso?



Balagueró siempre se ha caracterizado por los extraordinarios puntos de partida de sus películas. El problema de su cine es que no siempre ha sabido llevarlos a buen puerto, diluyéndolos a veces en incomprensibles enredos de guión, como le pasó a Darkness, o en aparatosos efectos especiales que anulan lo que normalmente suele ser un buen libreto de género, caso de Frágiles. Pero cuando el director toma con fuerza las riendas de la historia no le podemos negar su capacidad para crear miedos inolvidables como Los sin nombre, la divertidísima tv-movie Para entrar a vivir o las dos partes de [REC]. Curiosamente siempre se ha mostrado mucho más efectivo cuando rueda en español que cuando lo hace en inglés. Mientras duermes iba a rodarse en Nueva York, con reparto internacional y en la lengua de Shakespeare pero ha acabado tomando forma en Barcelona, en español y con unos perfectos Luis Tosar, Marta Etura y Alberto San Juan. Y creo que todos hemos salido ganando con el cambio.

Mientras duermes es una pieza de relojería que Balagueró construye con una precisión admirable. Nada chirría en su engranaje, todo funciona a la perfección y todos y cada uno de los elementos están es su lugar, esperando para tener su momento de lucimiento y poner los pelos de punta al sufrido espectador que nunca tiene muy claro si tiene que ponerse de lado de una luminosa Marta Etura o de un perturbador e inmenso Luis Tosar. Porque lo mejor de Mientras duermes no es su impecable look visual, ni su guión más que correcto pero que tampoco inventa la Coca Cola, ni la maestría con la que el director maneja un género que le apasiona. Todo eso son alicientes pero lo mejor de Mientras duermes es su perversa y deliciosa amoralidad que conduce la historia hacia los recovecos más oscuros del ser humano y nos dice que éstos son escalofriantemente vulgares aunque sólo sea porque están ahí, ocultos pero presentes en nuestra vida cotidiana sin que nosotros lo sepamos. Es el terror de lo cotidiano, de las personas que nos cruzamos todos los días y nos dedican una sonrisa, de la maldad genuina que vemos todos los días en el telediario.



Es admirable la manera en que Balagueró ha pulido todos los defectos de su filmografía y ha sabido encontrar sus virtudes para ponerlas al servicio de Mientras duermes. Su última película no tiene el aroma a clásico instantáneo que sí tenía [REC] pero se queda en un efectivo y apasionante ejercicio de género que atrapa al espectador y que se pasa en un suspiro. Y el portero cabrón al que da vida Luis Tosar va a tener muchos, muchos imitadores a partir de ahora. ¿No es eso lo qué consiguen las mejores películas de suspense, qué les salgan imitadores? Pues eso mismo.
  • Mientras duermes

  • Título original:
    Mientras duermes

  • Dirección:
    Mientras duermes

  • Año de producción:
    2011

  • Nacionalidad:
    España

  • Duración:
    107

  • Género:
    Thriller psicólogico

  • Fecha de estreno en España:
    2011-10-14

Jota Linares

Jota Linares nace en Cádiz en 1982 y se traslada a Málaga en 2000 para estudiar Periodismo y Comunicación Audiovisual. Muy pronto empieza a interesarse por el mundo de la ficción, tanto a través de la escritura de diversos guiones como observando el mundo desde detrás de una cámara. Ha escrito y dirigido los cortometrajes '¿A quién te llevarías a una isla desierta?', 'Vivir rodando', 'Un cuento de hadas', 'Varices', 'Placer' y '3,2 (lo que hacen las novias)'. Ha ganado, entre otros, el premio andalesgai 2006 al mejor cortometraje andaluz, el premio del público en el 11 Festival de Cine español de Málaga, el premio RTVA al mejor director joven andaluz, el premio del público en el Fancine (cine de terror y fantástico) 2008, o el premio al mejor proyecto en el Certamen Andaluz de Cortometrajes 2009.
Con '3,2 (lo que hacen las novias)' lleva cosechadas 22 secciones oficiales y 4 premios.

Entradas recientes

Área de usuario