treintaycincomilimetros

8 de noviembre de 2011

¿Otra película más sobre la Guerra Civil?

por Jota Linares

Se le podrá acusar de muchas cosas a Benito Zambrano y a La voz dormida pero no de no ser fieles a la manera en qué quieren contar la historia que Dulce Chacón ideó en su libro. El director lebrijano ha dejado muy claro (y por si alguien no lo había pillado, ahí están los explicativos títulos de crédito iniciales) de qué lado cae la ideología de su película y de que los matices o las medias tintas no van a estar muy presentes. Zambrano tendrá sus motivos pero esa ausencia de objetividad casi hace naufragar la poderosísima historia que cuenta La voz dormida. Y es que ese trazo grueso a la hora de construir los personajes (algo impropio del extraordinario talento del director de Habana Blues) roza por momentos el ridículo con escenas como la de la figurita del niño Jesús o la demonización y casi parodia con la que aparecen reflejados los curas y esas monjas que parecen sacadas de una serie B de terror chungo. Es decir, La voz dormida no funciona como película política en ningún momento y es una pena porque eso hace que, en ese aspecto, caiga en el saco de todas esas cintas que no aportan absolutamente nada al manido tema de la Guerra Civil.



Bien, entonces la pregunta es ¿por qué La voz dormida acaba siendo una de las mejores películas españolas del año? Pues porque algo muy sencillo: la capacidad de Zambrano para manejar el drama más poderoso y descarnado sigue intacta desde aquel regalo que le hizo al cine español con Solas hace ya doce años. La conmovedora historia de amor entre dos hermanas andaluzas, una embarazada y encarcelada y otra que es la viva imagen de la bondad, es la columna vertebral que hace que la película acabe funcionando, más allá de sus ideas políticas. No hay concesiones, no hay tregua para el espectador, el guión se mete de lleno en el drama más cruel y ahí se queda, desarmando por completo a todo el que se enfrente a la magnética mirada de María León.

Y entonces llegamos a ellas, a las actrices, al alma de La voz dormida. Que Zambrano escribe grandes papeles femeninos no es ninguna novedad. Pero es que pocas veces se ve en pantalla un personaje tan memorable como el de Pepita, esa superviviente nata que es capaz de despertar esperanza y humanidad en una época tan negra y devastadora como la que retrata la película. Y Pepita es María León, actriz que alcanza momentos tan extraordinarios y tan bellísimos en su interpretación que lo único malo que se puede decir de ella es que va a tardar mucho tiempo en que la gente la desvincule de este papel. Ella es La voz dormida pero sería injusto no destacar a la cada vez mejor actriz Inma Cuesta (Hortensia, la hermana encarcelada) que carga sobre sus espaldas toda la responsabilidad de los aterradores minutos finales de la historia, desprovistos de música y de una dureza y una desnudez casi insoportable. E igualmente magníficas están Ana Wagener, Begoña Maestre, Lola Casamayor y el resto de actrices que se dejan la piel en unos personajes sacados de la más pura visceralidad interpretativa.



La voz dormida es una mala película política pero un portentoso drama con algunas de las mejores interpretaciones del año. No sé si se merece esa etiqueta de "cine necesario" que le quieren colgar, lo único que puedo decir que sus dos horas de metraje están impregnadas de una humanidad que desborda la pantalla. ¿Otra película más sobre la Guerra Civil? Podría haberlo sido pero Pepita lo evita y hace que todo, todo, todo lo que te cuenta Zambrano merezca la pena.
  • La voz dormida

  • Título original:
    La voz dormida

  • Dirección:
    La voz dormida

  • Año de producción:
    2011

  • Nacionalidad:
    España

  • Duración:
    128

  • Género:
    Drama

  • Fecha de estreno en España:
    2011-10-21

Jota Linares

Jota Linares nace en Cádiz en 1982 y se traslada a Málaga en 2000 para estudiar Periodismo y Comunicación Audiovisual. Muy pronto empieza a interesarse por el mundo de la ficción, tanto a través de la escritura de diversos guiones como observando el mundo desde detrás de una cámara. Ha escrito y dirigido los cortometrajes '¿A quién te llevarías a una isla desierta?', 'Vivir rodando', 'Un cuento de hadas', 'Varices', 'Placer' y '3,2 (lo que hacen las novias)'. Ha ganado, entre otros, el premio andalesgai 2006 al mejor cortometraje andaluz, el premio del público en el 11 Festival de Cine español de Málaga, el premio RTVA al mejor director joven andaluz, el premio del público en el Fancine (cine de terror y fantástico) 2008, o el premio al mejor proyecto en el Certamen Andaluz de Cortometrajes 2009.
Con '3,2 (lo que hacen las novias)' lleva cosechadas 22 secciones oficiales y 4 premios.

Entradas recientes

Área de usuario