treintaycincomilimetros

29 de agosto de 2011

Un cinco que ya huele demasiado

por Jota Linares

Se considera a El fotógrafo del pánico (1960) como el primer slasher propiamente dicho, aunque fue La noche de Halloween (1978) la que le dio a este subgénero sus señas de identidad más características: un asesino enmascarado que persigue a un grupo de jóvenes para eliminarlos uno a uno, por regla general debido a un secreto del pasado que saldrá a la luz en el clímax final de la película. El slasher vivió su época dorada a finales de los setenta y principios de los ochenta, después resucitaría a lo grande en 1996 debido al descomunal éxito de crítica y público de Scream pero acabaría agonizando de nuevo a principios del año 2000 por culpa de incontables imitadores que se limitaban a repetir, sin talento y sin imaginación alguna, las reglas antes descritas.



Destino final (2000), dirigida por James Wong, fue el mejor slasher que surgió a raíz de Scream, consiguiendo algo tan difícil como que la palabra ¿original? se aplicara a una historia de este tipo. Y es que ya no nos encontrábamos con psicópatas enmascarados, en Destino final era la propia Muerte, siempre invisible, la que daba caza uno a uno a los incautos jovencitos que se habían salvado de un accidente de aviación por la premonición de uno de ellos. El suspense ya no residía en averiguar la identidad del asesino sino en ver de qué manera morían los protagonistas, casi siempre en lugares tranquilos donde pequeños detalles acaban convertidos en armas mortíferas. Aunque lo mejor de Destino final fue que consiguió darles algo de entidad dramática a unos personajes que acababan convertidos en algo más que carnaza para salpicar a la platea. Pero llegó el éxito y con él la lacra del terror moderno, las secuelas sin sentido hechas simplemente para hacer caja. Así desapareció el factor sorpresa, los personajes se convirtieron en caricaturas, el suspense dio paso al gore y los aficionados tuvimos que soportar tres secuelas que no eran más que remakes paso por paso de la idea original.

Destino final 5
, dirigida por Steven Quale, llega a nuestras carteleras repitiendo, de manera ya bastante cansina, lo que nos sabemos de memoria. Un grupo de jóvenes sobrevive de manera milagrosa a un brutal accidente (en este caso el derrumbamiento de un puente colgante) gracias a la premonición de uno de ellos. No tardan mucho en darse cuenta de que han burlado a la Muerte y de que ésta volverá para matarles en el lugar más inesperado. Es decir, lo que llevamos viendo desde la primera entrega. No esperéis ninguna variación de la historia, ningún elemento sorpresa, ningún añadido a lo que ya conocemos, lo único nuevo es ver de qué manera morirán unos personajes odiosos a los que el espectador desea ver destripados (y los verá, a falta de imaginación lo que hay en Destino final 5 son muchas tripas y cabezas reventadas).



¿Guión? Bueno, los protagonistas dicen cosas, pero si me dicen que lo ha escrito una máquina programada para ello, me lo creo. ¿Actores? Pues los que le salieron más baratos a la producción, tampoco se les puede pedir más. ¿Suspense? No existe, eso se quedó en la segunda entrega. ¿Terror? Los efectos digitales cantan tanto (¡esos cromas que se notan a leguas!) que es imposible sentir un mínimo de miedo ante semejante despropósito. ¿Sorpresa? Se supone que el giro final es de esos que le dejan a uno patidifuso pero sólo hay que tener un poco de materia gris y darse cuenta de [spoiler]que los móviles que usan los protagonistas son demasiado anticuados, unido esto al uso machacón y reiterativo del programado viaje a París del protagonista, para averiguar que estamos ante una precuela que enganchará en el clímax final con el accidente de aviación del primer Destino final[/spoiler].

Y la pregunta más importante de todas ¿por qué sigo pasando por taquilla para ver esto? ¿Aún conservo la esperanza de que surja un buen slasher que tome el testigo de La noche de Halloween o la primera Pesadilla en Elm Street (1984) como lo hizo en su momento Scream? ¿Por qué los productores no se dan cuenta de que el terror sigue siendo considerado un género menor por culpa de las secuelas sin sentido con la que exprimen ideas que una vez fueron originales? ¿Por qué me cabreo tanto si se veía venir lo terrible que iba a ser Destino final 5? ¿Por qué estoy seguro de qué volveré a pagar cuando se estrene Destino final 6?

  • Destino final 5

  • Título original:
    Final Destination 5

  • Dirección:
    Final Destination 5

  • Año de producción:
    2011

  • Nacionalidad:
    EE. UU.

  • Duración:
    92

  • Género:
    Terror Slasher

  • Fecha de estreno en España:
    2011-08-26

Jota Linares

Jota Linares nace en Cádiz en 1982 y se traslada a Málaga en 2000 para estudiar Periodismo y Comunicación Audiovisual. Muy pronto empieza a interesarse por el mundo de la ficción, tanto a través de la escritura de diversos guiones como observando el mundo desde detrás de una cámara. Ha escrito y dirigido los cortometrajes '¿A quién te llevarías a una isla desierta?', 'Vivir rodando', 'Un cuento de hadas', 'Varices', 'Placer' y '3,2 (lo que hacen las novias)'. Ha ganado, entre otros, el premio andalesgai 2006 al mejor cortometraje andaluz, el premio del público en el 11 Festival de Cine español de Málaga, el premio RTVA al mejor director joven andaluz, el premio del público en el Fancine (cine de terror y fantástico) 2008, o el premio al mejor proyecto en el Certamen Andaluz de Cortometrajes 2009.
Con '3,2 (lo que hacen las novias)' lleva cosechadas 22 secciones oficiales y 4 premios.

Entradas recientes

Área de usuario