voz en off

31.05.2012

Entrevista a Iban Garate

por Lakshmi I. Aguirre

Comenzó a trabajar en la televisión vasca cuando era solo un adolescente. Una década después, le encontramos bajo la dirección de Imanol Uribe en su última producción: Miel de naranjas. Hablamos con Iban Garate, que a pesar de su juventud, es un actor que hace gala de buenas dosis de modestia y sensatez.



P. En Euskadi se te conoce sobre todo por tu trabajo en la serie Goenkale y en el programa infantil Betizu. ¿Cómo te sientes al salir de las fronteras del País Vasco en una producción como Miel de naranjas?

R. Para mí Goenkale fue una gran escuela. Entré allí a los 15 años y estuve hasta los 18, y luego me dediqué a presentar infantiles. Me valió para aprender mucho y para conocer bien el medio. La primera gran oportunidad en el cine fue Aupa Etxebeste! de Asier Altuna y Telmo Esnal. Con ellos conocí el cine, otro registro distinto. Siempre he estado muy convencido de lo que he hecho. Al cabo de quince años puedo llegar a un público más amplio, que es lo que me da esta película. Pero realmente no tengo mayor responsabilidad en esta película que cuando hice Aupa Etxebeste! o Arriya o cualquier otra película. El nivel de responsabilidad es el mismo.

P. ¿Qué diferencias has notado entre trabajar en casa y en una producción nacional?

R. Lo que pasa en Euskadi es que las películas son mucho más pequeñas que las que se hacen en Madrid. Yo conozco a todos los actores vascos de antemano porque he crecido allí, y ahora, el llegar a una productora de Madrid con gente que no conocía personalmente -sí les conocía por su trabajo- abruma un poco, porque hay grandes nombres en esta película. Sin embargo, es también una oportunidad y un regalo que me ha venido de la mano de Imanol, al que tampoco conocía a pesar de que también sea vasco.

P. ¿Televisión o cine?

R. Siempre he dicho que en la televisión el actor es más protagonista porque es más libre de hacer lo que quiera: no está tan atado a esa fotografía del cine. Al menos en lo que supone hacer televisión en Euskadi, en la modestia que supone hacer ficción en Euskadi.

P. ¿Cómo has llegado a trabajar con Imanol?

R. A través de las agentes de casting Yolanda Serrano y Eva Leira. Habían visto Aupa Etxebeste!. Me dijeron además que en alguna anterior ocasión me llamaron y que yo rechacé el ir a Madrid a hacer el casting, lo que les pareció bastante chocante. ¡Esta vez me pillaron bien! Realmente no era algo buscado. No estaba en el circuito de la gran producción de Madrid: yo estaba con mis cosas en Euskadi. Poco a poco salió adelante, sin creerme grandes cosas. Puede que esa tranquilidad me ayudara. No tenía grandes expectativas de avanzar pero salió. Conocí a Imanol una vez que ya había avanzado mucho el casting.

P. ¿Cómo has vivido el rodaje de una película tan dura?

R. Probablemente hayan sido los 40 días consecutivos más intensos de mi vida. Es muy difícil despegarse de un rodaje. Coincidía que yo tenía un montón de secuencias aunque no participara activamente en ellas. Realmente ha habido poco tiempo para descansar. Estar lejos de casa también era algo nuevo que estaba viviendo, porque hasta ahora siempre había dormido en casa y así es más fácil desconectar. Que no sé si es bueno o malo.

P. Ya conocemos el contexto de la Guerra Civil, pero ¿has hecho algún esfuerzo en ahondar en el tema para interpretar a Enrique?

R. Evidentemente. Casualmente, mis dos abuelos habían ido a la guerra. Nunca me hablaron de ella, pero me contaban alguna batallita: "A mí me hirieron", "yo me escapé"... Pero tampoco demasiado. El background que yo tenía de la Guerra Civil era bastante pobre. La historia parte de una vivencia real del padre de Remedios Crespo, la guionista, que era mecanógrafo militar. Ese es el punto de partida de la película y luego está el contexto, más o menos conocido por todos.

P. ¿Qué cine ve Iban Garate habitualmente?

R. Principalmente, procuro ver todo aquello que me rodea, las películas de mis amigos, de la gente con la que trabajo.

P. ¿En qué te gustaría que acabara todo esto?

R. Me preocupo por hacer cosas pequeñitas, por esa gente que intenta hacerlo en Euskadi que a mí me toca. En cuanto a lo que me gustaría, tampoco me marco metas. Intento, como cualquiera, tener trabajo, y embarcarme en proyectos grandes y pequeños. Solo intento tomar la decisión de si me interesa o no el proyecto. No tengo mayores metas, porque tampoco quiero pensar en lo que podría hacer y que no se materialice. Al fin y al cabo, esta profesión es muy inestable. Marcarse metas está bien, pero tienen que ser realistas. No quiero engañarme demasiado.

P. ¿Y ahora, cuando vuelvas a Euskadi después de haber saboreado la producción nacional?

R. Es verdad que ahora he abierto una ventana por la que pueda entrar mucho aire o ninguno. Vamos a ver lo que ocurre. Sin volverme loco.

Iban Garate

Actor

Biofilmografía

'Aupa Etxebeste!' (2005), 'Esos cielos' (2006), 'Mystikal' (2010), 'Arriya' (2011), 'Miel de naranjas' (2012).



Lakshmi I. Aguirre

Lakshmi Iglesias Aguirre (Eibar, 1984), es redactora jefe de la revista digital de cultura Tertulia Andaluza (tertuliaandaluza.com), además de formar parte de varios gabinetes de prensa.

'El hombre tranquilo', 'En un lugar solitario', 'El Apartamento', 'Los Profesionales', 'El Bazar de las Sorpresas'... la obligaron a amar el cine. Cortázar la empujó a escribir, lo que le ha llevado a ganar varios premios de relatos.

En 2009 editó el libro 'La mujer en la sombra: lo femenino en el cine fantástico y de terror' para la Semana Internacional de Cine Fantástico y de Terror de Estepona, y escribió uno de los capítulos sobre 'La Mujer Pantera', de Jacques Tourneur.

Su antiguo pastor inglés, Atticus Finch -en homenaje al maravilloso personaje de Gregory Peck en 'Matar un ruiseñor'- la acompaña a todas partes y comparte con ella su pasión por el cine, es decir, la vida.

Área de usuario