voz en off

26.03.2012

¿Quiénes son los humanos? Entrevista a Nacho Vigalondo

por Lakshmi I. Aguirre



Han pasado cinco años desde que Nacho Vigalondo estrenara Los Cronocrímenes para que volvieramos a poder disfrutar de una de sus películas en la gran pantalla. Con Extraterrestre, el director cántabro reflexiona sobre la culpa y disfraza a la humanidad de ciencia-ficción. Nacho Vigalondo se pone serio para Jóvenes Realizadores.

P. ¿Cuál es la idea germinal que origina Extraterrestre?

R. Si te digo la verdad, de todas las ideas que estaba barruntando en su momento, no recuerdo cuál llegó antes. En cualquier caso, siempre me atrajo contar una historia en un marco fantástico, como puede ser una invasión extraterrestre, desde el punto de vista de un personaje que, en una película ortodoxa, sería un secundario, o alguien aún más insignificante. Extraterrestre, tal y como ha quedado, es la historia de un personaje principal que poco a poco va descubriendo que es el secundario.

P. De qué películas has bebido para realizar Extraterrestre. El estilo es sutil, la insinuación predomina ante la evidencia. ¿Has tenido alguna referencia, director u obra, presente al filmar esta película?

R. No me gusta trabajar con referencias apuntadas en un corcho, ni hago citas. En cualquier caso, en las conversaciones con Jon Díez teníamos muy presente Un hombre sencillo de los hermanos Coen. Y yo estaba muy impresionado por las comedias de Hitoshi Matsumoto. Y por Greenberg, de Noah Baumbach, que me parece una película magistral. En general me gusta el cine que funciona a varias capas y permite ser visto una y otra vez.

P. ¿En ningún momento contemplaste la idea de enseñar a los extraterrestres? Supongo que esa elección marca, en gran medida, tu mirada.

R. No. Esa posibilidad no tenía ningún sentido, no encaja con ninguna de las líneas de la película. Como mucho, te confieso que llegué a pensar en que la invasión terminase en el último acto, sin que supiese nadie por qué. Pero eso hubiese implicado sacrificar el último plano, y en él hay una clave visual de la que no podía prescindir. Y no, no tiene nada que ver con las hamacas.

P. ¿Con un mayor presupuesto hubieras seguido rodando Extreterrestre y la hubieras realizado como lo has hecho?

R. Con mayor presupuesto la gente hubiese cobrado más. Y las dos secuencias de acción las hubiese podido rodar con más holgura. Eso es todo.

P. ¿Crees que la crisis está dando oportunidades a un nuevo cine de menos presupuesto, y quizá más arriesgado, al que en otras circunstancias no se le daría tan buena bienvenida?

R. No lo sé. Lo importante no es que se pueda hacer cine de bajo presupuesto, sino que tenga aceptación por parte del público. Y en tiempos de crisis, el público se vuelve más conservador...

P. ¿Crees que puede haber un cine plural sin ayuda del estado?

R. No lo sé, y el que te diga lo contrario, miente. Piensa que, sin estado, el único cine que se haría sería el dictado por las televisiones. ¿Pueden las televisiones generar un cine plural?



P. ¿De qué crees que es reflejo el cine que estamos produciendo ahora? Por ejemplo, el cine negro de los 30 era producto de la Gran Depresión, el thriller de los 70 de la violencia que se había vivido durante la Guerra de Vietnam. El cine de las primeras décadas del siglo XXI, ¿a qué crees que responde?

R. Es que esas asociaciones que resumes tan bien se hicieron con posterioridad a las épocas que señalan. No creo que durante estas décadas estemos especialmente dotados para analizarnos a nosotros mismos en tiempo real.

P. ¿Tiene algo que ver con la nave espacial que aparece sobre Madrid en Extraterrestre?

R. Creo que los directores no somos tan hábiles como parece a la hora de resumir nuestra época. Como mucho, lo son nuestras películas. Deberías preguntarle a ellas, no a nosotros...

P. Se ha hablado de que representa la culpabilidad que sienten los protagonistas. Si esa idea es correcta, ¿se podría extrapolar a la sociedad actual?

R. Me resulta muy atractivo trabajar la culpa en todos los personajes con los que trabajo. Pero responde a un rechazo especial que siento por el maniqueísmo. No es tanto que piense que esta sociedad es culpable. Es el desprecio por esos mensajes que recibimos constantemente intentando convencernos de que los culpables son los otros.

P. ¿Es el humor una buena manera de sobrellevarnos a nosotros mismos?

R. Es la primera. Y casi te diría que la única.

P. ¿Cuánto les has dejado improvisar a los actores? ¿En tu apartamento de Lavapiés había una buena materia prima?

R. Lo siento, el apartamento no era mío, qué más quisiera. En un rodaje como este no había mucho margen para la improvisación. Prefiero apuntar todo lo que va saliendo en los ensayos e ir añadiéndolo al guión.

P. ¿Cuánto trabajo se ha dejado a la postproducción?

R. Lo justo. Tal y como ruedo no hay más que una opción de montaje. A matizar, claro. Tampoco dejo secuencias eliminadas.

P. 7:35 fue un pelotazo que te llevó directamente a la alfombra roja. Los cronocrímenes fue alabada por la crítica y es ya una película de culto, de Extraterrestre ya ha hablado la prensa internacional. No eres precisamente un director prolífico pero lo que haces, entusiasma. ¿Te sientes un director libre en ese sentido?

R. Me gustaría trabajar más rápido, pero sí, hasta el momento no me puedo quejar. Pero reconozco que tengo miedo de que el chollo se me termine tarde o temprano.

P. ¿Tú mismo te sientes algo extraterrestre en la industria del cine actual?

R. No, mira alrededor. Quién representa a los humanos aquí.

P. Además del corto del ABC de la muerte, ¿tienes alguna otra cosa entre manos?

R. Los largometrajes Windows y Supercrooks, que ya serán en inglés. El primero es un technothriller producido por Apaches Entertainment y Antena 3. El segundo es un guión coescrito con Mark Millar, basado en un cómic que ya se está publicando en USA.


Nacho Vigalondo

Director, actor y guionista de cine

Biofilmografía

'Los Cronocrímenes' (2007), 'Extraterrestre' (2012).

Cortometrajes:
'7:35 de la mañana' (2003), 'Choque' (2005), 'Domingo' (2007), 'Cháchara' (2007), 'Marisa' (2009).

Lakshmi I. Aguirre

Lakshmi Iglesias Aguirre (Eibar, 1984), es redactora jefe de la revista digital de cultura Tertulia Andaluza (tertuliaandaluza.com), además de formar parte de varios gabinetes de prensa.

'El hombre tranquilo', 'En un lugar solitario', 'El Apartamento', 'Los Profesionales', 'El Bazar de las Sorpresas'... la obligaron a amar el cine. Cortázar la empujó a escribir, lo que le ha llevado a ganar varios premios de relatos.

En 2009 editó el libro 'La mujer en la sombra: lo femenino en el cine fantástico y de terror' para la Semana Internacional de Cine Fantástico y de Terror de Estepona, y escribió uno de los capítulos sobre 'La Mujer Pantera', de Jacques Tourneur.

Su antiguo pastor inglés, Atticus Finch -en homenaje al maravilloso personaje de Gregory Peck en 'Matar un ruiseñor'- la acompaña a todas partes y comparte con ella su pasión por el cine, es decir, la vida.

Área de usuario