14.03.2012

Entrevista a Roque Baños

por Lakshmi I. Aguirre

No se pueden atesorar tres premios Goya, tres Premios de la Música y tres Medallas de los Escritores Cinematográficos, además de un total de 24 nominaciones, sin tener un as en la manga. Hemos descubierto cuál es el secreto de este compositor de música de cine nacido en Murcia y formado en la prestigiosa Berklee College of Music de Boston: tener alma de jazz.

Su pulso se mueve al ritmo del saxo y en su cabeza, melodías e imágenes confabulan la banda sonora perfecta. Hablamos con Roque Baños solo algunas semanas antes de que el Festival de Málaga de Cine Español le homenajee con el premio Ricardo Franco a toda una carrera, que aún no ha terminado.



P. ¿Estudiar en el Berklee College of Music de Boston le ha acercado más a los compositores para cine de EE.UU. que a los europeos como Nino Rota, Max Steiner, Rózsa o Jarre?

R. No, en absoluto. Puede ser que mi estilo se acerque más al de los compositores americanos que al de los europeos, eso dicen. Pienso que estos que mencionas han influenciado a todos los de ahora. Sin embargo, mis compositores de cabecera y a todos los que admiro son originarios de diferentes lugares del mundo.

P. ¿Qué banda sonora le llevó a querer dedicarse a la composición para cine?

R. Cuando vi por primera vez E.T.

P. Sus orígenes se encuentran en el saxo. ¿Fue determinante para sus posteriores orquestaciones jazzísticas?

R. Efectivamente mi instrumento es el saxo, y sí, considero que fue totalmente determinante, y más por la formación que tuve en Berklee.

P. ¿Crea sus partituras a partir del guion o necesita ver las primeras imágenes de la película para ponerse manos a la obra?

R. Mi trabajo empieza cuando leo el guion. A partir de ahí puede surgir alguna pieza musical. Después veo la película con el director y valoramos qué tipo y cuánta cantidad de música creemos que va a necesitar. Realmente la labor de composición comienza tras esa reunión, y la hago sobre la imagen.

P. ¿De cuánta intuición e imaginación tiene que valerse un compositor para crear una banda sonora?

R. El 100% de esos recursos, y el 100% de esfuerzo y de empatía con la historia y los personajes.

P. ¿Cuánta de esa intuición suele echar por tierra el director a la hora del montaje? Es de sobra conocida la discusión entre Henry Mancini y Blake Edwards por la inclusión del tema principal de El Guateque en la escena en la que Peter Sellers se orinaba.

R. En mi caso, en muy escasas ocasiones, afortunadamente. A veces los directores se empeñan en poner una música, o utilizar la que estoy componiendo, de una manera que no me convence demasiado. Sin embargo, tras ceder a su requerimiento, me doy cuenta de que tenían razón. Ellos son los auténticos artífices de una película. Aunque también he de admitir que en ocasiones no aciertan. ¡Errare humanum est!

P. Si a Hitchcock le quita Bernard Herrmann; a Fellini, Nino Rota; a Hawks, Henry Mancini; y Miklós Rózsa a cualquiera de las películas en las que trabajó: ¿se recordarían sus películas como se recuerdan ahora?

R. Considero que no. En mi opinión, la banda sonora de una película a veces contiene un porcentaje muy alto de dramatismo dentro todo lo que hay en ella. La música tiene el mismo poder que el aroma: rememorar automáticamente aquel recuerdo, aquella imagen con la que lo asociamos. Así, al escuchar las primeras notas de un tema principal, inmediatamente las escenas de la película se suceden en nuestra cabeza.

P. ¿Qué le parecen las películas que carecen de banda sonora original y en las que predomina la utilización de canciones ya elaboradas, como puede ser el caso de Tarantino, que utiliza muchísimos temas preexistentes?

R. Si el director considera que por las características de la obra audiovisual, esta no necesita música original, y prefiere utilizar canciones preexistentes es posible que para esa película sea lo mejor. Adoro el cine de Tarantino.

P. ¿Es difícil conseguir que una banda sonora funcione en una película y fuera de ella, cuando ya no tiene imágenes que la sostengan?

R. En mi opinión, es deber de todo compositor hacer que la música nunca deje de ser música, es decir, la música siempre se ha sostenido por sí sola, solo la de cine esta sujeta a unas imágenes, pero ello no debe sacrificar el sentido musical de cada pieza. A veces es muy difícil conseguirlo, pero hay que intentarlo siempre.

P. Ha compuesto para comedias (Isi/Disi), musicales (El otro lado de la cama, Iberia), thrillers (Los crímenes de Oxford, La comunidad, Celda 211), dramas (Las 13 rosas), películas de aventura (Alatriste), de terror (Intruders)... A la hora de componer una banda sonora, ¿hay algún género en el que Roque Baños sienta que da más de sí mismo? ¿Es más sencillo componer para un género concreto que para el resto?

R. Me encantan los géneros histórico-bélicos, los thrillers... Me apasiona crear música para todos los tipos de géneros, porque me permite emprender cada nuevo proyecto con una visión totalmente nueva. Sobre todo, me apasiona terminar una película de un determinado género y empezar con otra de género totalmente opuesto. No hay uno más sencillo que otro a la hora de componer: depende la dificultad que entrañe en sí la película y de cómo se enfoque la música en ella.

P. ¿Que Álex de la Iglesia siga confiando en usted película tras película es más un reto que una tarea fácil?

R. Tengo la suerte de que, tanto con Álex como con cualquier otro director de los que suelo trabajar habitualmente, nos compenetremos perfectamente.
Cada vez que trabajo con él supone un reto en cuanto a las características de la película se refiere, pero en cuanto al trabajo en sí, resulta una sencilla tarea debido a la plena confianza profesional que tenemos el uno en el otro. Él explota mi lado más pasional, y disfruto mucho trabajando con él.

P. El compositor malagueño Antonio Meliveo dijo en una ocasión que en España era un buen momento para la música, que ya se ha pasado esa edad de piedra en la que la música solo se utilizaba para tapar errores y mejorar el sonido? El hecho de que Alberto Iglesias haya sido nominado a los Oscar, que los premios lluevan para los compositores españoles ¿es una prueba irrefutable del cambio?

R. Creo que no hay que menospreciar a los que nos han precedido. Compositores como Pepe Nieto, Antón García Abril o Algueró nos han dejado grandes obras. Y también creo que poco a poco hemos ido consiguiendo que se valore más la música dentro de nuestro cine. Lo que también creo es que, por suerte, ahora se valora mucho más el talento español, dentro y fuera de nuestras fronteras.

P. Ha trabajado con directores de la talla de Carlos Saura, Álex de la Iglesia, Daniel Monzón o Juan Carlos Fresnadillo y en más de 40 películas. Tiene 8 nominaciones a los Premios Goya y tres estatuillas. Este año el Festival de Málaga de Cine Español le otorga el Premio Ricardo Franco a toda una carrera, que aún no ha terminado. ¿Cuánto de su obra nos queda todavía por escuchar?

R. Esta pregunta en un poco peligrosa. Yo espero que mucho, ya veremos lo que depara el futuro.

P. Con motivo del homenaje dirigirá a la Orquesta Filarmónica de Málaga y el Coro Ziryab. ¿Qué cambia en Roque Baños cuando se pone frente a una orquesta en directo y ante un público numeroso?

R. Estar todos los días prácticamente encerrado en tu estudio te hace valorar mucho más el hecho de que se interprete tu música en directo ante un público. En ese momento siento que formo parte de mi propia música, como si todos los sonidos que escucho mientras dirijo me absorbieran y me llevaran a ese lugar en el alma de cada uno donde surgen los sentimientos más puros.

P. ¿Lo dejaría todo por ponerse al frente de una banda de jazz?

R. Todo no lo dejaría, pero algo sí. El jazz sigue siendo una de mis pasiones.

P. Y para terminar: ¿qué banda sonora le hubiera gustado componer?

R. La de la trilogía de El señor de los anillos.

Roque Baños

Compositor

Biofilmografía

'Carreteras secundarias' (1997), 'Torrente, el brazo tonto de la ley' (1998), 'Una pareja perfecta' (1998), 'Muertos de risa' (1999), 'Goya en Burdeos' (1999), 'Segunda piel' (1999), 'El corazón del guerrero' (2000), 'El árbol del penitente' (2000), 'Sexy Beast' (2000), 'La comunidad' (2000), 'Obra maestra' (2000), 'Lázaro de Tormes' (2001), 'Torrente 2: Misión en Marbella' (2001), 'La voz de su amo' (2001), 'Tuno negro' (2001), 'Buñuel y la mesa del rey Salomón' (2001), 'No somos nadie' (2002), 'El otro lado de la cama' (2002), 'Fassbinder in Hollywood' (2002), 'Salomé' (2002), 'El robo más grande jamás contado' (2002), '800 balas' (2002), 'La flaqueza del bolchevique' (2003), 'El maquinista' (2004), 'El séptimo día' (2004), 'Isi/Disi - Amor a lo bestia' (2004), 'Crimen ferpecto' (2004), 'Iberia' (2005), 'Rosario Tijeras' (2005), 'Frágiles' (2005), 'Los 2 lados de la cama' (2005), 'La caja Kovak' (2006), 'Alatriste' (2006), 'Isi & Disi, alto voltaje' (2006), 'Las 13 rosas' (2007), 'Los crímenes de Oxford' (2008), 'Violanchelo' (2008), 'Diario de una ninfómana' (2008), 'Siete minutos' (2009), 'Celda 211' (2009), 'Las viudas de los jueves' (2009), 'Rosa y negro' (2009), 'Tensión sexual no resuelta' (2010), 'Balada triste de trompeta' (2010), 'La daga de Rasputín' (2011), 'Torrente 4' (2011), 'Intruders' (2011), 'La montaña rusa' (2012).

Televisión:
'Petra Delicado' (1999), 'La ran illusion' (1999-2002), 'The Machinist: Breaking the Rules' (2005), 'Carta blanca' (2006), 'Películas para no dormir: La habitación del niño' (2006), 'Películas para no dormir: Para entrar a vivir' (2006), 'Tita Cervera. La baronesa' (2011).

Cortometrajes:
'Lisa' (1998), 'Si bemol' (2010), 'Two Hits' (2011).

Lakshmi I. Aguirre

Lakshmi Iglesias Aguirre (Eibar, 1984), es redactora jefe de la revista digital de cultura Tertulia Andaluza (tertuliaandaluza.com), además de formar parte de varios gabinetes de prensa.

'El hombre tranquilo', 'En un lugar solitario', 'El Apartamento', 'Los Profesionales', 'El Bazar de las Sorpresas'... la obligaron a amar el cine. Cortázar la empujó a escribir, lo que le ha llevado a ganar varios premios de relatos.

En 2009 editó el libro 'La mujer en la sombra: lo femenino en el cine fantástico y de terror' para la Semana Internacional de Cine Fantástico y de Terror de Estepona, y escribió uno de los capítulos sobre 'La Mujer Pantera', de Jacques Tourneur.

Su antiguo pastor inglés, Atticus Finch -en homenaje al maravilloso personaje de Gregory Peck en 'Matar un ruiseñor'- la acompaña a todas partes y comparte con ella su pasión por el cine, es decir, la vida.

Área de usuario