treintaycincomilimetros

8 de febrero de 2012

El espejo de Bollaín

por Jota Linares

Si hay dos palabras que pueden producir terror en el espectador español esas son 'cine social'. Parados, prostitutas, marginados, pobres y reivindicaciones sociales, en su mayoría de un rancio que echa para atrás, a la caza de subvención y de mantener al público lejos de las salas. Y no tengo nada en contra del cine social, pero creo que hay que hacerlo bien, con ganas y con pasión y no como un mero modo de conseguir financiación fácil y olvido rápido en la cartelera.

Icíar Bollaín siempre me ha parecido la excepción, el oasis de talento en el océano de mediocridad generalizada de las películas sociales del moderno cine español. La directora ha sabido, desde su fresco e inolvidable debut con Hola ¿estás sola?, hacer de la denuncia social su lenguaje cinematográfico, siempre con un ojo puesto en la mujer y el otro, en contar una buena historia.



Katmandú, un espejo en el cielo llega a nuestros cines tan sólo un año después de la excelente También la lluvia. Y ya se sabe, las comparaciones siempre son odiosas. Y Katmandú sale perdiendo, no sólo si la comparamos con la aventura en Bolivia de Luis Tosar y Gael García Bernal sino con la filmografía en general de la Bollaín.

La directora ha firmado esta vez su película más floja, más fallida, más decepcionante. La denuncia social, esta vez con el tema de la educación en el tercer mundo como excusa argumental, sigue estando presente pero no se consigue que la pasión de la protagonista, una profesora española empeñada en cambiar la vida de los pobres a través de la escolarización, se contagie al espectador. Todo es muy frío, muy demagógico, muy de manual y, cosa rara en el cine de Bollaín, muy facilón. Los diálogos no dejan margen al espectador para que pueda profundizar en los personajes sino que te muestra explícitamente lo buenos que son los protagonistas, lo abnegados que están a la causa y lo importante que es la educación para cambiar el mundo. Pero sin sutilezas, así puesto en palabras tal cual. Es raro que una directora acostumbrada a involucrar al público en sus historias, confiando en su capacidad para leer entre líneas, se haya dejado los matices en casa cuando quizás la historia de Katmandú era la que más los requería de todas cuantas ha dirigido.



Afortunadamente, está Verónica Echegui para contagiar algo de la calidez y la pasión que la historia requería. La actriz, entre el inglés y el español, vuelve a demostrar que afronta cada personaje como si fuera aquel por el que será recordada, aportando unas ganas y una visceralidad que devoran la pantalla. Es ella la que ilumina cada fotograma (y aparece prácticamente en todas las escenas, exceptuando un par) y la que hace que el poco interés que la historia despierta no desaparezca del todo.

Katmandú, un espejo en el cielo queda como una película cargada de buenas intenciones pero desiguales resultados, con unos paisajes extraordinariamente fotografiados (uno se llega a preguntar sino hubiera sido mejor rodar un documental con semejante materia prima) y con una actriz de la que ya se puede decir, sin miedo a equivocarnos, que es la mejor de su generación.
  • Katmandú, un espejo en el cielo

  • Título original:
    Katmandú, un espejo en el cielo

  • Dirección:
    Katmandú, un espejo en el cielo

  • Año de producción:
    2011

  • Nacionalidad:
    España

  • Duración:
    108

  • Género:
    Drama

  • Fecha de estreno en España:
    2012-02-03

Jota Linares

Jota Linares nace en Cádiz en 1982 y se traslada a Málaga en 2000 para estudiar Periodismo y Comunicación Audiovisual. Muy pronto empieza a interesarse por el mundo de la ficción, tanto a través de la escritura de diversos guiones como observando el mundo desde detrás de una cámara. Ha escrito y dirigido los cortometrajes '¿A quién te llevarías a una isla desierta?', 'Vivir rodando', 'Un cuento de hadas', 'Varices', 'Placer' y '3,2 (lo que hacen las novias)'. Ha ganado, entre otros, el premio andalesgai 2006 al mejor cortometraje andaluz, el premio del público en el 11 Festival de Cine español de Málaga, el premio RTVA al mejor director joven andaluz, el premio del público en el Fancine (cine de terror y fantástico) 2008, o el premio al mejor proyecto en el Certamen Andaluz de Cortometrajes 2009.
Con '3,2 (lo que hacen las novias)' lleva cosechadas 22 secciones oficiales y 4 premios.

Entradas recientes

Área de usuario