opinión

16.09.2011

El cine en femenino: Maribel Verdú

por Jota Linares

La primera española que hiciera su aparición en nuestros recuerdos cinéfilos sobre actrices tenía que ser ella, Maribel, la gran Verdú. Mito erótico de toda una generación, fue capaz de sobreponerse a la imagen que erróneamente se empezaba a tener de ella a mediados de los noventa, la de imagen sexual, y supo madurar convirtiéndose en una actriz descomunal, una bestia parda de intérprete capaz de dejarse las entrañas en papeles como la Tuerta de La buena estrella (1997), desgarradora interpretación que fue capaz de marcar a fuego su carrera gracias a una exposición de sentimientos que aún hoy sobrecoge a cualquier espectador que se deje llevar por la historia de esa mujer apaleada por la vida que encuentra consuelo en los brazos de un carnicero castrado (Antonio Resines) pero que no puede evitar volver al recuerdo del chulo que la destrozaba (Jordi Mollá).



Maribel es luz, es carisma, es comedia, es drama, es thriller, es terror, es un trocito importantísimo de la historia del cine español gracias a La estanquera de Vallecas (1987), Amantes (1991), Belle Époque (1992), Canción de cuna (1994), El laberinto del fauno (2006) o Los girasoles ciegos (2008). Pero, sobre todo, Maribel Verdú es verdad, una de esas actrices capaces de otorgar corazón y alma a sus personajes sólo con su mirada y hacer que eso parezca lo más fácil del mundo. Una mujer que es capaz de asumir riesgos como el de la protagonista de Y tu mamá también (2001), personaje de un desnudo físico y emocional aterrador que ella humanizó hasta hacer que la película tuviera sentido en sus lágrimas de dolor y no en las escenas de sexo. Y, a pesar de que lleva toda su vida delante de una cámara, Maribel Verdú se hace más grande aun cuando se muestra como una niña pequeña al recoger ese merecidísimo Goya a la mejor actriz que tanto le negaban y que finalmente le dieron por Siete mesas de billar francés (2007).

Pensad en el cine español e intentad no pensar en Maribel Verdú. Imposible ¿verdad? Ella ya forma parte de esa fantasía en celuloide que la ha hecho inmortal cuando aún le quedan por regalarnos muchas interpretaciones hechas desde el corazón y las entrañas, como sólo las grandes saben hacerlo.

Jota Linares

Jota Linares nace en Cádiz en 1982 y se traslada a Málaga en 2000 para estudiar Periodismo y Comunicación Audiovisual. Muy pronto empieza a interesarse por el mundo de la ficción, tanto a través de la escritura de diversos guiones como observando el mundo desde detrás de una cámara. Ha escrito y dirigido los cortometrajes '¿A quién te llevarías a una isla desierta?', 'Vivir rodando', 'Un cuento de hadas', 'Varices', 'Placer' y '3,2 (lo que hacen las novias)'. Ha ganado, entre otros, el premio andalesgai 2006 al mejor cortometraje andaluz, el premio del público en el 11 Festival de Cine español de Málaga, el premio RTVA al mejor director joven andaluz, el premio del público en el Fancine (cine de terror y fantástico) 2008, o el premio al mejor proyecto en el Certamen Andaluz de Cortometrajes 2009.
Con '3,2 (lo que hacen las novias)' lleva cosechadas 22 secciones oficiales y 4 premios.

Área de usuario