pupila gustativa

21.05.2015

Pupila gustativa: Andrés Robles

1. Tu primer recuerdo de una película.

Una serpiente atravesando la puntera del tacón de Marion en En busca del Arca perdida. Grabadita la tengo, oiga.

De algo más tarde pero también a fuego, tengo al recluta Patoso volándose los sesos en La chaqueta metálica. Me llevó una prima al cine con nueve añitos y así me quedé...

2. Sonrisas y lágrimas: una comedia y un drama.

En comedias me niego a elegir entre Mujeres al borde de un ataque de nervios, Misterioso asesinato en Manhattan y Arsénico por compasión. Y para mal cuerpecito, no sé si quedarme con Amor de Haneke, Brokeback Mountain o Bailar en la oscuridad.

3. Esa película te encanta, pero te da vergüenza reconocerlo.

Showgirls. Es tan, pero tan, tan mala, que roza lo sublime. Y la frase "siempre hay alguien más joven y hambriento, bajando las escaleras detrás de ti" es GRANDEZA. Cristal Connors si que es una filósofa y no Aristóteles.

4. El mejor beso en una pantalla de cine.

La Dama, el Vagabundo y sus espaguetis. No doubt.

5. El lugar más tenebroso (físico o no) que hayas pisado en una película.

¿Hay alguien que en esta no conteste los pasillos del Hotel Overlook? Yo es ver a unas gemelas por la calle y bajárseme la tensión.

La mirada a cámara de Raymond Burr en La ventana indiscreta y los sueños de Mia Farrow en La semilla del Diablo tampoco tienen desperdicio.

6. Esa frase de cine que te encanta decir en cuanto tienes la oportunidad.

"Molly, estás en peligro" y "eres mala, Muriel" son muy mías. También soy muy de "¿dónde lo has aprendido, moderna, en la Superpop?" o en general de cualquiera que aparezca en Perdona bonita, pero Lucas me quería a mí.

7. La banda sonora que siempre se repite en tu cabeza.

Marisol y las bandas sonoras son mi música de cabecera. Así que, además de Corre, corre, caballito y Tómbola, no es difícil oírme tararear cualquier tema del maestro John Williams. También el trabajo de Michael Giacchino para Up, el de Alberto Iglesias para Todo sobre mi madre o Italia de la partitura que Gabriel Yared compuso para El talento de Mr. Ripley.

Todas esas, la cabecera ochentera de Movierecord y el "Sadabadaba" de Sor Citroën, claro.

8. La primera película que grabaste en VHS con cinta adhesiva para poder hacerlo sobre el original.

Poltergeist. La víctima fue una copia de Agítese antes de usarla de Pajares y Esteso, que andaba por casa "heredada" de un videoclub cercano que quebró.

9. ¿Qué personaje de cine te gustaría haber sido?

Indy, por supuesto, ¿acaso hay otro? Todos los niños de mi generación quisimos ser arqueólogos por él. Yo me quedé en licenciado en Historia del Arte que, obviamente, no ejerce.

También quise opositar a Goonie, pero no saber montar en bici era un handicap. Además me faltaban kilos para ser Gordi y tenía los ojos demasiado redondos para Data.

10. Un corto imprescindible.

Aquí me van a perdonar pero barro para casa: Hoy quiero confesar de Manuel Aguilar.

11. Un libro de cine que no falta en tu mesilla de noche.

El guión de Misterioso asesinato en Manhattan. Es una edición cutre y de bolsillo que compré en mis años mozos y que guardo como oro en paño. También la Historia del Cine de Román Gubern, el manual de la única asignatura de la carrera a la que no falté ni un día.

12. Visité esta ciudad por la película...

Recorrí - y obligué a recorrer - media Roma a pie para ir al 51 de la via Margutta, el lugar donde vivía el personaje de Gregory Peck en Vacaciones en Roma... ¡Y no lo encontré! Así que para no quedarme con el gusanillo, volví - volvimos - a pegarme otro pateo para ir a la Bocca della Verità.

A Venecia creo que sólo fui por ver la biblioteca de La última cruzada, y ni leones, ni vidriera, ni "X", ni ná. Sólo una iglesia - la de San Barnaba - con un interior muy feo que ahora es sala de exposiciones.

13. Un actor desaparecido al que habría que recuperar.

Gracita Morales, Rafaela Aparicio y LA VOZ, que como todo el mundo sabe, no era Sinatra sino Constantino Romero.

14. Un nuevo talento que no vas a perder de vista.

Lo dicho. No olviden este nombre: Manuel Aguilar.
También tengo muchas ganas de ver qué harán Damien Chazelle después de Whiplash y Carlos Vermut tras Magical Girl.

15. Mucho ruido y pocas nueces: una idea para sacar adelante la industria cinematográfica española.

Sé que es complicado reservar dinero para ese apartado cuando la mayoría de producciones tienen un presupuesto tan ajustado que pone en peligro incluso el acabarlas, pero creo que la promoción es la asignatura pendiente de nuestro cine. Ya lo decía el Doctor Lecter: "codiciamos lo que vemos".

Solicitar la nacionalidad francesa tampoco nos vendría mal. Nadie entiende mejor que los gabachos lo que es realmente el cine, una industria y una parte esencial del Patrimonio y la identidad cultural de un país. Aquí, mientras sigamos enzarzados en peleas cainitas fomentadas por cierta parte de la Derecha, no levantaremos cabeza.

Biografía

Paisano de Lola Flores y Bertín Osborne - ahí es nada -, Andrés Robles nació el año en que Superman alzaba el vuelo en la gran pantalla. Asegura que uno de sus primeros recuerdos de infancia es la visión de una serpiente atravesando el tacón de Marion en el Pozo de las Almas y nunca ha entendido del todo qué le ve la gente a esa galaxia "muy, muy lejana".

Licenciado en Historia del Arte y especializado en Patrimonio y Gestión Cultural - tiene hasta un máster el muchacho -, dedica todas las horas que puede a esa pasión que comenzó en un cine de verano viendo a un arqueólogo con látigo y sombrero. Desde entonces no concibe una existencia sin salas oscuras y celuloide.

Como buen crítico de cine, nunca ha escrito ni dirigido nada, y se limita a destruir el trabajo que otros han realizado con toda su ilusión - a veces hace alguna reseña buena, pero son las menos -.

Habiendo conseguido fama, fortuna y gloria hablando de lo que no sabe en esta santa casa, sus próximos objetivos vitales son tener el pelazo de Carlos Pumares y la mala uva de Carlos Boyero.

Área de usuario